Cuando se camina en Cristo, hay que ver las cosas como las mira Dios. Por: Apóstol Rogelio Mora (14/01/2018).

Alza tus ojos

Ministerios Rogelio Mora 2018 Venezuela

Dios establece en Su Palabra que debemos vivir en el espíritu 1. Para poder ver lo que nuestro Padre tiene para nosotros es necesario vivir por fe y no por lo que vemos 2, porque lo que se nos presenta ante nuestra vista carnal no es lo que Dios tiene preparado para los justos, ofrecido como promesas en Su Palabra; muchas veces es una distorsión de la realidad creada por nuestros malos pensamientos y la opinión del colectivo que no tiene a Cristo en su corazón. Tenemos que vivir la vida como Dios dice, como lo creemos y como lo vemos a través de la fe.

Al hacer cualquier petición al Padre tenemos que verla con los ojos de la fe, con el corazón, realizada a plenitud, consumada, con la esperanza y garantía que nos da el Espíritu Santo 3. La fe acorta los tiempos, debemos despertar de esa realidad ilusoria del mundo y saber, que está hecho, que nuestra cosecha está lista, que Jesús enseñó a ver con otra óptica las realidades del mundo espiritual 4. Debemos vivir con la confianza de que Cristo vive en nosotros y como coherederos de su Gloria recibimos a diario de su Gracia y Misericordia.

Como cristianos debemos estar atentos a no permitir que se posicione en nosotros el fenómeno de Madián (el que nos empobrece), como le ocurrió al pueblo de Israel, en donde prevaleció la pobreza y escasez en vez de la abundancia y las bendiciones que Dios tiene para sus hijos 5 y el llamado que hizo Jehová a un hombre, Gedeón, quien al principio dudó del apoyo de su creador. Ahora es buen momento para preguntarnos: ¿Quién prevalece en nuestras vidas?, ¿Estamos dejando que la vorágine de información y opinión nos haga perder nuestra identidad en Cristo?, ¿Nos estamos “encuevando” o estamos haciendo frente con nuestra fe a las circunstancias? ¡Nosotros somos hijos de un Dios vivo! Por tanto, ¡siempre vamos a salir adelante! Recordemos en todo momento que la mano de Jehová trae liberación, que donde está oprimido un hijo de Dios, Él siempre levanta un libertador; nuestro Padre siempre nos va a ver, a pesar de que estemos asustados o deprimidos, como príncipes y princesas esforzados y valientes, puesto que Él siempre estará con nosotros 6.

El contexto no es pretexto. Si tuvimos un pasado que a los ojos de los demás dictaminaba que íbamos a ser unos derrotados; en Cristo somos nuevas criaturas, victoriosas en todas las facetas de nuestras vidas. Si no hemos cambiado no es por nuestro pasado o el “modus vivendi” de nuestras familias, es porque no hemos dejado que el Espíritu Santo obre en nosotros.

Lo que Dios tiene preparado para nosotros ningún ojo lo ha visto ni ningún oído lo ha escuchado 7. Dios siempre está preparando cosas buenas para nosotros, no lo echemos a perder. Sólo hay dos factores que determinan recibir sus bendiciones: si lo amamos y le obedecemos; si así lo hacemos el Espíritu Santo se encargará de revelarnos las cosas maravillosas que Dios nos tiene preparadas. Desechemos todo ese lastre que no nos deja avanzar, hemos sido redimidos por el sacrificio de Cristo en la cruz. Recordemos siempre: “El perdón no se siente, se cree”.

Citas:

1 Romanos 8:9 (RVR60): Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él.

2 2 Corintios 5:7 (RVR60): porque por fe andamos, no por vista.

3 Romanos 8:24 (RVR60): Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo?

4 Juan 4:35 (RVR60): ¿No decís vosotros: Aún faltan cuatro meses para que llegue la siega? He aquí os digo: Alzad vuestros ojos y mirad los campos, porque ya están blancos para la siega.

5 Jueces 6:2 (RVR60): Y la mano de Madián prevaleció contra Israel. Y los hijos de Israel, por causa de los madianitas, se hicieron cuevas en los montes, y cavernas, y lugares fortificados.

6 Jueces 6:13-16 (RVR60): Y Gedeón le respondió: Ah, señor mío, si Jehová está con nosotros, ¿por qué nos ha sobrevenido todo esto? ¿Y dónde están todas sus maravillas, que nuestros padres nos han contado, diciendo: ¿No nos sacó Jehová de Egipto? Y ahora Jehová nos ha desamparado, y nos ha entregado en mano de los madianitas. Y mirándole Jehová, le dijo: Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas. ¿No te envío yo? Entonces le respondió: Ah, señor mío, ¿con qué salvaré yo a Israel? He aquí que mi familia es pobre en Manasés, y yo el menor en la casa de mi padre. Jehová le dijo: Ciertamente yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre.

7 1 Corintios 2:9-12 (RVR60): Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman. Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido.