Seguir sabios consejos, ser firmes en nuestras decisiones y tener fe y confianza en Jesús, nos permitirá conocer nuestro destino y obtener grandes victorias en Dios. Por: Pastor Rogelio Mora (16/06/2013).

Claros, Definidos y Seguros II

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Todos necesitamos conocer nuestro destino y solamente las personas que tienen claridad en sus vidas saben cuál es. Jesús cuando iba camino a Jerusalén sabiendo cuál sería su destino del cual sus mismos discípulos trataron de persuadirlo para evitar que prosiguiera, afirmó su rostro 1, esto es, tuvo una actitud de firmeza ante su misión. Así como Jesús, cuando una persona tiene pensamientos firmes conoce su destino, y como la instrucción venía de parte de Dios, no había consejo alguno que pudiera hacerle cambiar de parecer 2.

Para que tu destino sea claro, definido y seguro, es necesario que aprendas a recibir consejo de parte de las personas correctas, esto es, aquellas cuyo testimonio de vida en Dios sea digno de imitar. En una oportunidad una hermana tenía problemas con su esposo y decidió buscar consejo en un familiar que acababa de divorciarse, y por supuesto terminó divorciándose también al hacer caso de un mal consejo. En otra oportunidad una jovencita acudió a mi oficina en búsqueda de un consejo, me comentó que estaba enamorada de un hombre pero que él era casado y no era cristiano pero que a pesar de estos “obstáculos” ella lo amaba mucho y esto a pesar de recién conocerlo; mi consejo para ella fue que inmediatamente se apartara de él, que sólo dolor le causaría esa relación, pero al final siguió su propio camino y le fue mal. Otro caso es de un compañero que me pidió consejo para emprender un negocio, el cual consistía en revender una mercancía con el fin de “hacerse rico”; en este caso le pregunté si estaba familiarizado con el producto y me dijo que “no”, que lo importante era que se “vendía mucho”, a lo cual le aconsejé que si el dinero era su motivación principal mejor no emprendería el negocio, porque más allá de las ganancias debe existir una vocación y una pasión de servir; más sin embargo no me hizo caso y a los meses un amigo de él me comentó que había fracasado en el negocio aludiendo además que había sido por una maldición que yo le había declarado cuando buscó consejo en mí. En estos casos se observa que el valor de un buen consejo puede definir tu futuro, y en esto estaba claro Salomón, al afirmar que las decisiones de victoria resultan de escuchar la multitud de consejos 3.

Conozco varios testimonios de mujeres que no atendieron el consejo de sus padres y decidieron casarse con hombres que a leguas no le convenían pero que en su condición de “perdidamente enamoradas” no podían ver con claridad, como por ejemplo, aquellas que se casaron con hombres mantenidos por sus padres o trabajando en la calle en labores tan disímiles como hacer tatuajes o colocando piercing, pensando que algún día madurarían, pero que al pasar los años continúan en lo mismo y peor aún, ahora estas mujeres los mantienen y tienen que cargar con toda la responsabilidad del hogar. Los pensamientos de este tipo, de un mejor mañana sin sustentación real, son frustrados puesto que son producto de emociones equívocas fuera de todo orden y consejo 4.

Cuando quise construirle casa a Dios, lo primero que hice fue emprender un viaje a Guatemala en búsqueda del consejo de mi Pastor, Cash Luna, al llegar allá acompañado de uno de mis discípulos, le pedí que me asesorara en todo y lo primero que me preguntó fue si Dios me había hablado al respecto, a lo cual le respondí que “Sí”, y posteriormente siguiendo sus consejos he visto la mano de Dios moverse poderosamente en nuestra Iglesia. Así como yo, a lo largo de la Biblia, otros hombres como los Reyes de Israel, tenían sus sabios consejeros; por ejemplo, el Rey David tenía por consejero a Ahitofel gilonita 5. Cuando un Rey o un presidente de una nación no tienen consejeros sabios alrededor, todo el pueblo padece por sus malas decisiones.

Hay quienes son tan testarudos, que buscan consejo en las personas menos indicadas esperando oír lo que quieren oír. Hace tiempo una hermana de la Iglesia me comentaba que le gustaba un hombre cristiano, que no estaba casado y que se sentía muy enamorada de él, pero había un detalle, y es que él no sentía lo mismo por ella, pero que no había problema porque otra hermana de la Iglesia le había profetizado que ellos dos se casarían; al oír esto, le aconsejé que eso no era así, que ese consejo que había recibido no era de parte de Dios, porque yo conocía bien a ese hombre y a pesar de no estar casado, él no estaba interesado en ella; le aconsejé además que no se afanara con esa idea, que lo mejor que podía hacer era servirle con excelencia al Señor y que Él mismo se encargaría de crear ocasión propicia para ella conseguir su pareja, fuese este u otro hombre. No hizo caso de mi consejo, si no que siguió adelante con su idea y finalmente se fue de la Iglesia cuando este hombre la rechazó.

Cualquier pensamiento de desorden en tu vida se anula y se pone en orden cuando oyes y acatas un sabio consejo 6. Si tienes problemas en tu matrimonio, busca el consejo de un matrimonio que esté sólido, porque de él viene el consejo de Dios. Igualmente si estás soltero, no busques consejo en personas inestables o que actualmente viven en concubinato, busca el consejo de alguien cuyo testimonio constituya un reto a tu santidad, que te oriente a permanecer limpio en la soledad hasta llegado el día en que te unas en matrimonio con tu futura pareja. En el mundo vas a oír distintas voces, distintos consejos que pueden confundirte si no tienes al Espíritu Santo como guía; distintos hijos de Dios me han profetizado varios ministerios, tales como Evangelista, Pastor, Profeta y Apóstol, pero el Espíritu Santo habló a mi corazón en medio de esa confusión y me dio claridad, me indicó que si bien puedo operar en varios ministerios, es en el ministerio de Pastor donde más puedo proyectarme porque me apasiona desarrollar líderes que triunfen en la vida, siempre y cuando sigan mis consejos.

Si eres estudiante y estás considerando dejar de estudiar a causa de casarte, mi consejo es que aprendas administrar bien el tiempo, porque si bien es una bendición casarse, lo es más cuando lo haces en el tiempo estipulado por Dios, y como Él es un padre que desea lo mejor para sus hijos, es estudiando que podrás obtener las herramientas para superarte en la vida. Si eres muy joven considera culminar primero tu carrera antes de dar ese paso tan importante, y no te precipites en tomar esa decisión sin antes escuchar el consejo de tus padres y líderes. Ten paciencia, concéntrate en servir al Señor con excelencia, y Él te concederá la pareja que esperas en el momento menos esperado.

Con respecto a la definición, Jesús nos manda que al hablar, afirmemos o neguemos algo con seguridad; cuando indica que digamos “sí, sí” 7 quiere expresar una respuesta afirmativa y en el cual permanezcamos en ese sentir. Si te casaste o te comprometiste delante de Dios y de los hombres, ya no hay marcha atrás, cualquier cambio de opinión que tengas al respecto procede del mal. Tengamos la actitud de Dios, cuando Él dice algo es definitivo, si dice que no es no. Moisés anhelaba con todas sus fuerzas entrar en la tierra prometida pero Dios no se lo permitió a causa de su desobediencia cuando le fue encomendado hacer brotar agua de una roca para dar de beber al pueblo, y por más que le suplicó encarecidamente y a pesar de la gran estimación que Dios le tenía, sólo le fue permitido ver la tierra a distancia 8; y esto ocurrió de esta manera, no porque Dios haya sido malo con Moisés, sino que ya había dado su Palabra de que no entraría en la tierra prometida y tenía que sostenerla, demostrando con ello una clara definición en su decisión. A semejanza de Dios, nosotros debemos ser firmes en decirle no al pecado y si a las bendiciones, y para ello debemos tener una identidad, una definición en Cristo.

Dios abomina las personas ambiguas puesto que Él es bien definido en cada acción que toma. Cuando un hombre leproso acudió a Jesús preguntándole si le podía sanar, con firmeza le respondió: “quiero, sé limpio” 9. En ningún momento posterior al milagro, Jesús se arrepintió de lo que hizo. Es mejor ser un mal o un buen creyente, esto es, ser frío o caliente, que alguien que simplemente no cree en nada o que a veces cree y otras veces no cree, esto es un tibio, porque él tal le causa nauseas a Dios 10. Los tibios son aquellos hermanos que asisten solamente a la Iglesia esporádicamente los domingos pero no le quieren servir, menospreciando los dones del Espíritu Santo y el camino de la vida que le ha sido revelado. Todo aquel que entra en el cuerpo de Cristo debe caminar claro y bien definido, de lo contrario le hace un mal y es expulsado como un vómito. No es posible que alguien con suficiente tiempo sirviendo en la Iglesia, esté constantemente pensando en irse argumentando que todavía tiene los mismos problemas cuando llegó a los caminos del Señor; si eso es así, debe revisarse a sí mismo y corregir aquello que le impide alcanzar sus bendiciones, porque todo aquel que llega a los pies de Jesús, necesariamente tiene que crecer y triunfar.

Cuando estás seguro de que la mano del Señor obra en tu vida, obtendrás victorias que nadie más te entregará, sino solamente Dios. Cuando unos merodeadores incursionaron en el campamento de David durante su ausencia, secuestraron a mujeres y niños. David se angustió mucho porque sus compañeros amenazaban con apedrearlo, pero él se fortaleció en Dios 11, por lo que afirmó su rostro y buscó consejo acerca de ir tras estos merodeadores, y al recibir confirmación 12, inmediatamente se puso en marcha sin titubear en la orden de Dios, el cual le concedió una abrumadora victoria, porque no sólo recuperó todo lo robado sino que obtuvo un botín adicional, al cual todos inclusive los que habían dudado de David y que amenazaron con apedrearlo llamaron: “el botín de David” 13. En los momentos de angustia así como David, podemos alzar a los montes nuestros ojos en búsqueda de una solución desesperada, pero si confiamos en Dios tal como David lo hizo recapacitando, podemos estar tranquilos, sabiendo que nuestro socorro viene de Él 14.

Por último, estar seguro tiene que ver con fe y confianza. Hace algún tiempo, una joven que estaba comprometida en matrimonio con otro joven de la Iglesia, llegó ante mí buscando consejo porque se sentía mal; todos sus sueños y sus ilusiones parecían haberse desvanecido a causa de la no claridad, indefinición e inseguridad que su novio había demostrado al romper con ella porque se había fijado en otra. Además de la disciplina que recibiría su exnovio le di un consejo a esta joven, de que permaneciera fiel sirviéndole a Dios, que Él mismo le entregaría a un varón de Dios; esta persona en esta oportunidad me hizo caso, y recientemente me presentó a su nuevo novio con el cual ya tiene planes de matrimonio. Fue obediente y obtuvo el galardón de parte de Dios. Si le estas sirviendo al Señor y viene el desmayo y el desánimo por distintas circunstancias en tu vida, fortalécete en el Señor. Si hasta el momento no se ha dado lo que estabas buscando, afirma tu rostro, mantente firme en tu decisión de servir a Dios, sabiendo que una gran victoria se avecina. Nunca olvides que el ángel de Dios acampa alrededor de quienes le temen para defenderlos de todo mal 15.

Citas:

1 Lucas 9:51 (RVR60): Cuando se cumplió el tiempo en que él había de ser recibido arriba, afirmó su rostro para ir a Jerusalén.

2 Proverbios 19:21 (RVR60): Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; más el consejo de Jehová permanecerá.

3 Proverbios 24:6 (RVR60): Porque con ingenio harás la guerra, y en la multitud de consejeros está la victoria.

4 Proverbios 15:22 (RVR60): Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; más en la multitud de consejeros se afirman.

5 2 Samuel 15:12 (RVR60): Y mientras Absalón ofrecía los sacrificios, llamó a Ahitofel gilonita, consejero de David, de su ciudad de Gilo. Y la conspiración se hizo poderosa, y aumentaba el pueblo que seguía a Absalón.

6 Proverbios 20:18 (RVR60): Los pensamientos con el consejo se ordenan; y con dirección sabia se hace la guerra.

7 Mateo 5:37 (RVR60): Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede.

8 Deuteronomio 3:23-27 (RVR60): Y oré a Jehová en aquel tiempo, diciendo: Señor Jehová, tú has comenzado a mostrar a tu siervo tu grandeza, y tu mano poderosa; porque ¿qué dios hay en el cielo ni en la tierra que haga obras y proezas como las tuyas? Pase yo, te ruego, y vea aquella tierra buena que está más allá del Jordán, aquel buen monte, y el Líbano. Pero Jehová se había enojado contra mí a causa de vosotros, por lo cual no me escuchó; y me dijo Jehová: Basta, no me hables más de este asunto. Sube a la cumbre del Pisga y alza tus ojos al oeste, y al norte, y al sur, y al este, y mira con tus propios ojos; porque no pasarás el Jordán.

9 Lucas 5:12-13 (RVR60): Sucedió que estando él en una de las ciudades, se presentó un hombre lleno de lepra, el cual, viendo a Jesús, se postró con el rostro en tierra y le rogó, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Entonces, extendiendo él la mano, le tocó, diciendo: Quiero; sé limpio. Y al instante la lepra se fue de él.

10 Apocalipsis 3:14-16 (RVR60): Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.

11 1 Samuel 30:6 (RVR60): Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en Jehová su Dios.

12 1 Samuel 30:8 (RVR60): Y David consultó a Jehová, diciendo: ¿Perseguiré a estos merodeadores? ¿Los podré alcanzar? Y él le dijo: Síguelos, porque ciertamente los alcanzarás, y de cierto librarás a los cautivos.

13 1 Samuel 30:18-20 (RVR60): Y libró David todo lo que los amalecitas habían tomado, y asimismo libertó David a sus dos mujeres. Y no les faltó cosa alguna, chica ni grande, así de hijos como de hijas, del robo, y de todas las cosas que les habían tomado; todo lo recuperó David. Tomó también David todas las ovejas y el ganado mayor; y trayéndolo todo delante, decían: Éste es el botín de David.

14 Salmos 121:1-2 (RVR60): Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.

15 Salmos 34:7 (RVR60): El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.