Jesús no fue promovido por ser el Hijo de Dios sino por su sacrificio, seamos pues obedientes y sirvamos con pasión para que nuestro ascenso venga de parte de Dios. Por: Apóstol Rogelio Mora (01/06/2015).

De Auxiliar a Titular

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Los auxiliares son aquellos líderes que quizás no sean los más populares pero su labor es tan necesaria que sin ellos la visión no sería posible. Entre los líderes auxiliares destacan aquellos que están sirviendo en el parqueo de los vehículos, los cuales soportan sol, lluvia y hasta malos tratos pero siguen allí, firmes en su labor. También están los líderes de las Casas de Cambio, aquellos que quizás no sean tan conocidos como las cabezas de una Red pero sin los cuales el modelo de Jesús no tendría sentido. También son fundamentales los servidores que velan por el cuidado y el bienestar de los niños, de cuya labor depende en gran parte el éxito de un servicio.

Los titulares siempre empiezan como auxiliares. Todos en algún momento fungimos como auxiliares y servimos a otras personas que son titulares. Eliseo fue auxiliar del Profeta Elías 1, Josué de Moisés 2, José del Faraón de Egipto 3, Nehemías del Rey Artajerjes 4, y David del Rey Saúl 5. El problema es que muchas personas no quieren empezar como auxiliares sino ir directamente como titulares, sin saber que solamente sirviendo hoy, serán titulares mañana.

Seamos auxiliares de éxito. No basta con ser auxiliar para estar encaminado hacia la titularidad porque es posible fracasar si no cumplimos con nuestras labores como es debido. Giezi a causa de su codicia como auxiliar de Eliseo perdió su titularidad 6. Judas Iscariote igualmente por causa de su codicia también perdió su titularidad y más aún su salvación 7. Tu promoción y titularidad están en las manos de tus líderes próximos, por tanto, sirvámosles con dedicación y excelencia, reconociéndolos y respetándolos como es debido.

Un buen auxiliar nunca abandona a su líder próximo. Saúl padeciendo de delirios producto de los demonios que lo perturbaban, intentó en más de una ocasión quitarle la vida a su siervo David 8, y con todo y eso nunca lo abandonó. David pudo haber huido de la presencia de Saúl y desconocer su título de Rey pero no lo hizo, porque sabía que honrando a su líder próximo sería honrado por Dios. Tal fue la honra que recibió David de Dios, que recibió el título de padre de nuestro Señor Jesucristo: “Jesús, Hijo de David” 9. Cuando empecé en el modelo de Jesús, mis entrenamientos consistían en servir a los demás prácticamente como mayordomo y hoy en día le doy gracias a Dios por haber permanecido fiel a mi líder próximo porque ahora tengo acceso a los secretos del Reino de Dios. Debemos aprender a servir en el lugar donde Dios nos ha colocado, que quizás no sea el más popular pero recordemos que así como en el cuerpo humano los órganos que no se ven son los más importantes, así también sucede en la Iglesia del Señor. Sé fiel y sirve con denuedo donde Dios te ha colocado y tu titularidad pronto será una realidad.

Tu titularidad viene de Dios. Cuando trabajas con excelencia para Dios, así muchos se molesten, Él tiene una titularidad para ti. Un siervo puede llegar a reinar 10, tal como le sucedió a José siendo siervo de Faraón cuando fue puesto por gobernador de Egipto 11. Un necio, es decir, alguien sin plena conciencia puede saciar su hambre. Una mujer repudiada por la sociedad puede llegar a ser la señora de un buen hombre. Un sirviente menospreciado en su casa puede llegar a heredar todos los bienes de su señor. Estos ejemplos demuestran como Dios puede llegar a exaltar a lo que este mundo ha despreciado, dando a entender que nuestro ascenso no depende de la voluntad del hombre sino la de Dios.

Somos colaboradores de Dios 12. La voluntad de Dios es la que prevalece en nuestra titularidad pero sin duda nuestra sujeción a la autoridad de Dios se manifiesta en la sujeción a la autoridad de nuestros líderes terrenales. Debemos aprender a obedecer las instrucciones que recibimos así no nos gusten, de esta manera podremos constituirnos en pilares de la obra de Dios en la tierra.

El auxiliar por excelencia es Jesucristo. El Señor en más de una oportunidad demostró cómo estaba sujeto al Padre dando a entender que era un colaborador de Él. Todo lo que Jesús hacía era conforme a la voluntad del Padre 13. Por causa de su sujeción, Jesús fue exaltado, a tal punto que negarlo a Él significaría ser negado delante de Dios Padre 14. Delante de Moisés y Elías, el Padre exaltó a Jesús al decir que lo oyeran a Él 15. Para llegar al Padre es necesario pasar por el Hijo, Jesucristo 16. Se puede apreciar en estos pasajes como el Padre le dio su autoridad al Hijo por causa de su obediencia.

Nada hagamos por contienda o vanagloria 17. Debemos considerar a los demás como superiores a nosotros, es la única forma de no vanagloriarnos al momento que llegue nuestra titularidad. Si llevas mucho tiempo en el Evangelio y ves como otros reciben su titularidad antes que tú, no te molestes ni eches todo al abandono, ten paciencia y continúa trabajando en la obra de Dios, que tu recompensa será inmensa.

La titularidad de Jesucristo. Jesús se despojó de su condición de Dios y se hizo hombre, y siendo hombre se humilló a sí mismo en obediencia al Padre 18, razón por la cual recibió un nombre que es sobre todo nombre 19, poniéndole por encima de todo Rey y Señor de la tierra 20. Jesucristo no fue exaltado por su posición de Hijo de Dios, sino por su sacrificio, y lo mismo debemos hacer nosotros, si queremos ser grandes en el Reino de Dios debemos sacrificarnos y servir a los demás como auxiliares, teniendo en cuenta que nuestra titularidad no es el puesto de nuestro líder próximo sino inclusive algo mucho mayor cuyo nombre será dado por Dios.

Citas:

1 2 Reyes 2:1 (RVR60): Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal.

2 Éxodo 24:13 (RVR60): Y se levantó Moisés con Josué su servidor, y Moisés subió al monte de Dios.

3 Génesis 41:14 (RVR60): Entonces Faraón envió y llamó a José. Y lo sacaron apresuradamente de la cárcel, y se afeitó, y mudó sus vestidos, y vino a Faraón.

4 Nehemías 2:1-2 (RVR60): Sucedió en el mes de Nisán, en el año veinte del rey Artajerjes, que estando ya el vino delante de él, tomé el vino y lo serví al rey. Y como yo no había estado antes triste en su presencia, me dijo el rey: ¿Por qué está triste tu rostro? pues no estás enfermo. No es esto sino quebranto de corazón. Entonces temí en gran manera.

5 1 Samuel 17:32 (RVR60): Y dijo David a Saúl: No desmaye el corazón de ninguno a causa de él; tu siervo irá y peleará contra este filisteo.

6 2 Reyes 5:20 (RVR60): Entonces Giezi, criado de Eliseo el varón de Dios, dijo entre sí: He aquí mi señor estorbó a este sirio Naamán, no tomando de su mano las cosas que había traído. Vive Jehová, que correré yo tras él y tomaré de él alguna cosa.

7 Mateo 27:5 (RVR60): Y arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó.

8 1 Samuel 18:10-11 (RVR60): Aconteció al otro día, que un espíritu malo de parte de Dios tomó a Saúl, y él desvariaba en medio de la casa. David tocaba con su mano como los otros días; y tenía Saúl la lanza en la mano. Y arrojó Saúl la lanza, diciendo: Enclavaré a David a la pared. Pero David lo evadió dos veces.

9 Lucas 18:38 (RVR60): Entonces dio voces, diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!

10 Proverbios 30:21-23 (RVR60): Por tres cosas se alborota la tierra, y la cuarta ella no puede sufrir: Por el siervo cuando reina; por el necio cuando se sacia de pan; por la mujer odiada cuando se casa; y por la sierva cuando hereda a su señora.

11 Génesis 41:41-43 (RVR60): Dijo además Faraón a José: He aquí yo te he puesto sobre toda la tierra de Egipto. Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José, y lo hizo vestir de ropas de lino finísimo, y puso un collar de oro en su cuello; y lo hizo subir en su segundo carro, y pregonaron delante de él: ¡Doblad la rodilla!; y lo puso sobre toda la tierra de Egipto.

12 1 Corintios 3:9 (RVR60): Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

13 Juan 4:34 (RVR60): Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

14 Mateo 10:33 (RVR60): Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos.

15 Marcos 9:7 (RVR60): Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Éste es mi Hijo amado; a él oíd.

16 Juan 14:6 (RVR60): Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

17 Filipenses 2:3-4 (RVR60): Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.

18 Filipenses 2:5-8 (RVR60): Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

19 Filipenses 2:9-11 (RVR60): Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

20 Apocalipsis 19:16 (RVR60): Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de Reyes y Señor de Señores.