Prédica desde el 18 de marzo al 24 de marzo

Cuando te rechazan, te menosprecian, cuando te atacan es una señal de gloria. Es porque pronto algo va a acontecer a tu favor. Jesús fue menospreciado y rechazado antes de llegar a la cruz. Pedro a pesar de que negó al Señor, Dios no quitó el momento de favor que tenía para Él.

Dios Preparó un Tiempo para Exaltarte

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Desarrollo:

– Dios te quiere exaltar

“Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”. Santiago 4:6 (RVR60).

Dios pelea con los soberbios, Él no te quiere en esa actitud. La humillación no es debilidad, es poder.

– Hay un tiempo

“Porque por esto también ha sido predicado el evangelio a los muertos, para que sean juzgados en carne según los hombres, pero vivan en espíritu según Dios. Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed, pues, sobrios, y velad en oración”. 1 Pedro 4:6-7 (RVR60).

Cuando llegue es para que le hagas bien a los demás. La ansiedad va a llegar a tu vida, porque hay situaciones que se te escapan de tus manos. Y tienes que aprender a echarla en las manos del Señor.

– Sed sobrios

“Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. 1 Pedro 5:8 (RVR60).

Hay un adversario que tienes que mantener a raya, ponerlo en su sitio.

– Resistencia

Sólo es exaltado el que llega al final de la carrera. Tu recompensa está cerca.

“Al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca”. 1 Pedro 5:9-10 (RVR60).

Los padecimientos se van cumpliendo en todos, el Señor te está perfeccionando, vas a echar raíces aquí abajo.

Conclusión:

La preocupación, el afán, la ansiedad no combinan con el Espíritu Santo, no vas a poder escucharlo. Despójate de todo eso. Ponlo y déjalo en las manos del Señor. Dios va a exaltar a la gente que ha aprendido a confiar en Él.

Ofrendas:

“Y el siervo de un centurión, a quien éste quería mucho, estaba enfermo y a punto de morir. Cuando el centurión oyó hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos, rogándole que viniese y sanase a su siervo. Y ellos vinieron a Jesús y le rogaron con solicitud, diciéndole: Es digno de que le concedas esto; porque ama a nuestra nación, y nos edificó una sinagoga. Y Jesús fue con ellos. Pero cuando ya no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo mi techo”. Lucas 7:2-6 (RVR60).

El centurión romano ofrendó a Dios sin ser judío. Esto llamó la atención de Jesús, por eso, fue a la casa y sanó a su siervo. Ofrenda hoy de tal manera que llames la atención de Dios para que sus milagros lleguen a tu vida.

Material de apoyo:

Vídeo sobre el Tema

Ideas de Dinámicas

Sugerencias para el Refrigerio

Ideas para la Decoración

Tarjetas de Invitación: Plantilla N° 1