Innumerables milagros ha obrado el Espíritu Santo en nuestros Servicios Dominicales de Sanidades, Maravillas y Prodigios de Jesús, ¡Ven y pide a Jesús tu milagro!. Por: Apóstol Rogelio Mora (11/06/2015).

Domingos de Gloria – Abril-Mayo 2015

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

El Reino de los Cielos es primero. Si buscamos primeramente el Reino de Dios y su justicia, todas las demás cosas serán añadidas 1. La justicia tiene ver con nuestras acciones. Cuando reconocemos que el autor de los milagros que suceden en nuestra vida es Jesús, estamos haciendo justicia a su nombre.

Debemos reconocer la presencia de Dios en nuestra vida, sabiendo que toda acción de su parte es con un propósito, esto es, para que testifiquemos a los demás de esa acción y para que en agradecimiento, le sirvamos a Dios de corazón. Testificar de lo que hace Dios en nuestra vida va más allá de una simple prédica, es alabarle en todo momento. En Domingos de Gloria tenemos la oportunidad de testificar acerca del poder de Dios en nuestras vidas y darle la honra debida a su nombre. Seguidamente algunos testimonios de nuestros servicios del domingo 05 de abril y del 31 de mayo.

Testimonios del Domingo 05 de Abril:

Augusto Espinoza, tenía más de 3 meses caminando por medio de una andadera a raíz de un accidente que tuvo y sintió la sanidad en pleno servicio; al dar su testimonio exclamó: “Gracias al Señor Jesús, es mi salvador, ¡Te Amo! Y lo declaro delante de todo el mundo”.

Dixon Vásquez, padecía desde hace aproximadamente 2 meses de las secuelas de la Chikunguña, moviendo con dificultad las articulaciones de manos y piernas, inclusive no podía agacharse y se sentaba con dolor, pero sintió la sanidad; confiesa que anteriormente padecía de Parkinson y Diabetes y fue sano en nuestros servicios de Sanidades, Milagros y Prodigios de Jesús de los miércoles, demostrando que las personas que testifican de lo que Jesús hace en sus vidas son propensas a recibir más de un milagro.

Carolina Aguilar, sufría de estrabismo desde su nacimiento, un problema visual donde los ojos no enfocaban hacia la misma dirección, y sintió la sanidad y ahora puede observar perfectamente.

Félix Noguera, a raíz del Chikunguña no podía mover sus piernas con facilidad, y pudo sentir como el Espíritu Santo le sanaba y ahora a pesar de ser de edad avanzada, puede desplazarse con normalidad.

Cándida Martínez, sufría de fibromialgia, un trastorno que causa dolores musculares y fatiga, impidiendo que pudiera mover con facilidad el cuello y los brazos, y comenta que apenas entró a la Iglesia sintió como un fuego consumidor se paseaba por su cuerpo y le fue quitando el dolor hasta quedar completamente sana.

Javier Vásquez, padecía de dolor en los riñones desde hace varios meses, y sintió como una especie de viento pasó por su cuerpo y luego de un escalofrío se fue el dolor, siendo el soplo del Espíritu Santo el que había entrado en acción.

Ángelo Salas, venía con malestar general en el cuerpo y un fuerte dolor de cabeza y sintió literalmente como se fue todo el dolor en medio de la oración. Los servidores tuvieron que llevarlo en brazos luego de dar el testimonio porque había quedado ebrio por el vino nuevo del Espíritu Santo.

María Mendoza, tenía un fuerte dolor con ardor en el hombro que le impedía mover sus brazos hacia arriba y sintió como el fuego del Espíritu Santo se llevaba el mal que había en ella.

Yenderber Pérez, un niño que padecía de una considerable desviación en las caderas que le hacía caminar de manera no uniforme, sintió la sanidad cuando su madre le oró en medio del servicio y ahora puede caminar con normalidad.

Norlys Linares, tenía más de 9 años padeciendo de meniscopatia edematizada, un trastorno donde los meniscos se inflaman y como consecuencia no podía doblar las rodillas, y sintió como una especie de inyección era introducida en sus huesos y fue sana.

Cálculo en los riñones, piedra en la vesícula, neuritis, principio de aborto, miembros gangrenados por la diabetes, desviaciones en la columna, dolores musculares en las piernas, diabetes, quistes en la tiroides, artritis, todas estas enfermedades fueron llevadas por Jesús en la cruz del calvario y fueron manifiestas su sanidad durante nuestros servicios de este domingo.

Testimonios del Domingo 31 de Mayo:

María Mendoza, una señora mayor de edad, tenía un fuerte dolor en la pierna al punto que estaba inflamada y casi tiesa, y sintió un calor que le quitó completamente el padecimiento.

Shirley Rodríguez, en el año 2013 le diagnosticaron cáncer en el recto, en el 2014 se sometió a una operación y hoy en día continuaba con secuelas de ese mal, pero Jesucristo intervino y la sanó totalmente sintiendo el fuego del Espíritu Santo. Ella exclamó: “En estos momentos soy tu plastilina Señor, moldéame como tú quieras” expresando su deseo de servir a Dios en agradecimiento al milagro recibido.

José Campechano, vino al servicio con un fuerte dolor en el pecho, y durante la oración de sanidad, ese dolor desapareció completamente. Pese a la edad muy avanzada de José, expresó con gran regocijo y alegría como el Señor le había sanado acordándose de él.

Así como ellos muchos otros fueron sanados de: dolores de cabeza, fracturas en las piernas y columna, ataques de epilepsia, Chikunguña, hernias y quistes en los ovarios, parálisis en las piernas, pérdida de la audición, artrosis, escoliosis congénita, sinusitis crónica, estrabismo, inflamación en el nervio ciático, artritis, fibromialgia, pulmones recrecidos, miopía, astigmatismo, ganglios inflamados y cólicos nefríticos; todas estas enfermedades fueron curadas por las llagas de Cristo y damos la gloria a Dios por hacerlo posible.

Tú también puedes recibir un milagro del Señor. ¡Ven y Pide a Jesús tu Milagro! Para más información, comunícate con nosotros de lunes a viernes en horario de oficina al teléfono: 0251-714.2216 o envíanos un correo electrónico a: info@rogeliomora.org.

Citas:

1 Mateo 6:33 (RVR60): Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.