Aprende a pedir conforme a tu fe y no te limites, porque si pides existe la posibilidad que recibas, pero si no lo haces acertaste, sin duda no vas a recibir nada. Por: Apóstol Rogelio Mora (21/02/2016).

Ensánchame, Bendíceme, Acompáñame

Ministerios Rogelio Mora 2016 Venezuela

La medida de lo que recibes viene dada por la medida de lo que pides. Debes aprender a pedir según las Escrituras y no según las circunstancias que te rodean, ello influirá en los resultados que obtengas. En una oportunidad le pedí al Señor que me diera una camioneta, aunque estuviera chocada que igual yo la utilizaría y efectivamente, Dios me concedió lo que le pedí, obtuve una camioneta chocada. A veces limitamos a Dios con nuestras propias oraciones. Aprende a pedir conforme a tu fe y no te limites, porque si pides existe la posibilidad que recibas, pero si no lo haces acertaste, sin duda no vas a recibir nada. Cuando comprendamos qué clase de padre es nuestro Dios, aprenderemos a pedir como se debe; si nosotros siendo hombres sabremos dar cosas buenas a nuestros hijos, cuánto más nuestro Padre Celestial 1.

No seas conformista. El profeta Agur en el libro de los Proverbios realiza una oración que no debemos imitar 2; Él le pide a Dios que aparte las riquezas y la pobreza de su camino, porque afirma que cualquiera de los dos lo pueden hacer pecar; tu vida no se puede desenvolver en función de lo que tienes o de lo que no tienes, porque si tu fundamento es Cristo entonces podrás afirmar como Pablo que sabrás conformarte con lo mucho o con lo poco 3, es decir, nada te separará del amor de Dios. Tu consagración y tu servicio a Dios no pueden depender de tus bienes, pero debes saber que es la voluntad de Dios que nada te falte 4 y que tengas vida y vida en abundancia 5.

Ensánchame, bendíceme, acompáñame. En toda familia hay unos hijos más ilustres que otros, en el caso de Jabes, a pesar de su contexto puesto que su mismo nombre significaba “dolor” fue el más ilustre de sus hermanos por cuanto invocaba el nombre de Dios y le oraba como era debido. Jabes le pidió con sabiduría a Dios tres cosas 6: que lo ensanchara, que lo bendijera y que lo acompañara en su camino, y Dios atendió su oración y se lo concedió. Para el momento histórico en que vivía Jabes, ya la tierra de Israel se encontraba repartida, y sin embargo se aventuró a hacer esta oración y le fue concedido. Así como este hombre, debemos orar con osadía, pero también con inteligencia, basándonos en las Escrituras.

Dios te dará conforme le pidas. Nosotros podemos reclamar a Dios la salvación no de un familiar sino de toda nuestra familia, el resultado en todo caso depende de nuestra oración. No es descabellado pedir por la salvación de toda nuestra familia alrededor del mundo, puesto que tenemos una promesa patente al respecto 7. No te conformes con pedir lo estrictamente necesario, aventúrate a pedir más allá de lo normal, a pedir lo sobrenatural, porque cuando dejas de pedir por algo que Dios dispuso en tu corazón, con el tiempo otro lo hará y lo recibirá.

Dos clases de oraciones. Puedes orar para sobrevivir o puedes orar para vivir en abundancia, la decisión es tuya, y ten por seguro que Dios atiende por igual ambas oraciones. ¿Por qué nos limitamos? Si el mismo Dios nos impulsa a pedir por herencia las naciones 8, y si además nos ha dado a Jesucristo 9, todo lo demás que nos pueda dar son añadiduras, pidamos pues las mejores añadiduras. Dios está buscando gente en quien confiar, y por lo general son gente osada; atrévete a pedir a Dios por dones entre ellos y por qué no, la resurrección de los muertos; atrévete a pedir a Dios por multitudes, y Él te las enviará para que las cuides y derrames tu vida en ellas.

Citas:

1 Mateo 7:11 (RVR60): Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan?

2 Proverbios 30:8-9 (RVR60): Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; no me des pobreza ni riquezas; mantenme del pan necesario; no sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que, siendo pobre, hurte, y blasfeme el nombre de mi Dios.

3 Filipenses 4:13 (RVR60): Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.

4 Salmos 23:1 (RVR60): Jehová es mi pastor; nada me faltará.

5 Juan 10:10 (RVR60): El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.

6 1 Crónicas 4:9 (RVR60): Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos, al cual su madre llamó Jabes, diciendo: Por cuanto lo di a luz en dolor. E invocó Jabes al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si me dieras bendición, y ensancharas mi territorio, y si tu mano estuviera conmigo, y me libraras de mal, para que no me dañe! Y le otorgó Dios lo que pidió.

7 Hechos 16:31 (RVR60): Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

8 Salmos 2:8 (RVR60): Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra.

9 Romanos 8:32 (RVR60): El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?