Así como se requiere una fuerte resistencia física para escalar una montaña, así también para subir en el Reino de Dios debemos tener una fuerte resistencia al pecado. Por: Apóstol Rogelio Mora (06/09/2015).

Escalando, Subiendo

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

En un gran desafío, Nik Wallenda, un equilibrista de la cuerda floja, logró cruzar el Gran Cañón del Colorado sin usar ninguna protección de seguridad. Logró romper un record mundial y aunque el viento fue su mayor obstáculo, logró llegar a tierra firme y a salvo. En esa ocasión, el conocido Pastor Joel Osteen, acompañó a Wallenda y a su familia en una oración antes de iniciar el recorrido y finalizado el mismo le preguntó cuál era su secreto para haber logrado tal desafío, a lo que respondió: “donde va tu cabeza va tu cuerpo”; con esta expresión, Wallenda indicaba que su mirada siempre se mantuvo hacia la meta; si en algún momento se distraía o miraba hacia abajo, podría perder el equilibrio y caer al vacío.

La mirada puesta en las cosas de Dios. Es el sueño de Dios que seamos personas de éxito en todo lo que emprendamos y esto sólo es posible si ponemos nuestra mirada primeramente en los asuntos del Reino de los Cielos 1. Dios nos ha llamado a conquistar multitudes y traerlas a los pies de Jesús, levantando al caído y restaurando al perdido. Mientras mayor sea el número de las personas salvas, mayor será el cumplimiento del propósito de Dios en nuestras vidas. A medida que vamos salvando personas, vamos escalando camino al Reino de Dios.

A Dios le agradan los desafíos. Debemos proponernos alcanzar metas que en solitario no sería posible alcanzar, para así darle cabida a Dios y a su acción sobrenatural. Por imposible que parezca, que sea salva toda tu familia, es una meta realizable sólo en Cristo Jesús, puesto que en Él todo lo puedes 2. En el cumplimiento de tus metas no te distraigas, nunca bajes la mirada. El Apóstol Pedro mientras caminaba sobre las aguas, por un momento se distrajo y fue suficiente para comenzar a ahogarse 3; casi perdió la vida por perder su enfoque.

Sueña en grande, piensa en grande. Si bien en algún momento nuestras decisiones pueden llegar a hundirnos, podemos descansar tranquilos sabiendo que Jesús estará allí para salvarnos 4, así que no tengamos miedo de soñar en grande y de pensar en grande. En el camino hacia la grandeza que tenemos destinada como hijos de Dios, debemos apartar todo aquello que pueda representar un estorbo y no hay mayor estorbo en la vida cristiana que el pecado 5. No puedes ir tras un sueño con estorbos como la fornicación, la irresponsabilidad, la impuntualidad, el orgullo, la malcriadez o la soberbia; si verdaderamente quieres alcanzar un sueño debes luchar por él.

La vida es una carrera que exige resistencia. Dios nos quiere entregar grandes cosas pero no puede hacerlo si tenemos algún pecado obrando en nuestra vida; si eres soberbio por ejemplo, difícilmente tendrás éxito en lo que emprendas, porque no tendrás a Dios a tu lado; Él mira de lejos al soberbio 6. En esta dura carrera de la vida, debemos tener una fuerte resistencia para repeler el pecado; el enemigo no nos la pondrá fácil; hará todo lo posible para que caigamos en sus lazos, sabiendo que con ello arrastraremos a muchas más personas. No pensemos que las tentaciones del diablo se presentan de manera abominable, al contrario, Él nos pondrá a prueba donde seamos más débiles y de maneras sutiles; un hombre por ejemplo, es fácilmente tentado por una mujer con minifalda y sólo huyendo de ella podrá salir airoso. Así como se requiere una fuerte resistencia física para escalar una montaña, así también para subir en el Reino de Dios debemos tener una fuerte resistencia al pecado.

Debemos vivir y hacer lo que Jesús dice. Debemos poner toda nuestra atención y nuestra confianza en Jesús, guardando sus mandatos y sus principios de vida. No es fácil llevar una vida de rectitud y santidad, y muchas veces somos sometidos a vergüenza, pero si resistimos estas pruebas, al final, después de tanto sufrimiento, seremos muy felices y vendrá exaltación a nuestra vida, tal como le sucedió a nuestro Señor 7. No permitamos que las dificultades de la vida nos hagan rebajar nuestros sueños y nuestras metas; antes de llegar a Cristo, soñaba con tener una camioneta, y como no se daba, luego me conformé con un carro, y como tampoco se daba luego opté por una moto y finalmente opté por una bicicleta para trasladarme. Un secreto poderoso para alcanzar nuestros sueños y metas es mantenernos firmes en alcanzarlas, cual hombre que hace frente a una fuerte ola del mar y es inamovible. Mantengamos en nosotros, el fuego del Espíritu Santo y la confianza en Jesús que nos permitan seguir adelante.

Aprender actitud por ósmosis. La ósmosis por definición, es una influencia recíproca entre dos personas que están en contacto. Hay un dicho popular que reza: “dime con quién andas y te diré quién eres” y ciertamente hay sabiduría en el mismo; normalmente terminamos imitando las buenas o malas actitudes de las personas con las cuales compartimos el tiempo. Ten cuidado inclusive de tu pareja 8, porque puede influenciarte a tal punto que termines alejándote de tu propia familia; esto no significa que no confíes en tu pareja sino que primeramente coloques tu confianza en Jesús y en sus principios. Si te juntas con personas chismosas terminarás siendo chismoso; si te juntas con personas negativas o iracundas, terminarás siendo iracundo, y eventualmente pondrás tu vida en peligro 9.

Júntate con sabios y serás como ellos 10. Debemos aprender a elegir con cuales personas estar y compartir nuestro tiempo, y si tienen sabiduría, con el tiempo aprenderemos a pensar y a tomar decisiones correctamente. Las actitudes se aprenden producto de nuestras relaciones interpersonales. En cierta ocasión, un hombre se iba a lanzar de un puente para suicidarse, en eso se le acerca un policía y conversa con él para tratar de disuadirle que cambie de opinión, a lo que éste le cuenta lo desgraciada que ha sido su existencia y las razones que lo han movido a esa situación; el policía convencido de sus argumentos, decide arrojarse al vacío junto con este hombre. Por ilógico que parezca, a nuestro alrededor tenemos personas sumamente negativas que representan un obstáculo para alcanzar lo que Dios nos tiene preparado y pueden inclusive poner en riesgo nuestra vida.

No te amargues ni te quejes. En la conquista de tu visión de vida, tendrás muchos elementos de distracción y el propio entorno jugará en tu contra; pero ante todo mantén siempre una buena actitud, no de amargura sino de felicidad, no de continuas quejas sino de sacar lo bueno a lo malo que te pueda suceder. Pongamos siempre la mirada en Jesucristo, el autor y consumador de nuestra fe 11, y encontraremos la fortaleza necesaria para vencer cualquier obstáculo y salir adelante; si resistes los ataques del enemigo, eventualmente vendrán momentos de gozo y felicidad inimaginables.

Haz acuerdo con alguien. Jesús nos enseña, que cuando nos ponemos de acuerdo en torno a un propósito, Él se hace presente para hacerlo realidad 12. Aprendamos de Jesús que siempre trabajó en equipo con el Padre, con el Espíritu Santo y con sus discípulos; es necesario trabajar en equipo y estar unidos para que Jesús se haga presente en nuestros proyectos. Si estás pasando por una situación difícil de pecado, no tengas temor de conversarlo con alguien que tenga temor de Dios, ten por seguro que te dará un buen consejo y mediante el oportuno arrepentimiento volverás a tener comunión con Dios. Haz acuerdo primeramente con Jesús, guardando su palabra y caminando a su lado, si así lo haces ten por seguro que por ósmosis cada día te parecerás más a Él y serás como Él.

Citas:

1 Mateo 6:33 (RVR60): Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

2 Filipenses 4:13 (RVR60): Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

3 Mateo 14:28-30 (RVR60): Entonces le respondió Pedro, y dijo: Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti sobre las aguas. Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!

4 Mateo 14:31-32 (RVR60): Al momento Jesús, extendiendo la mano, asió de él, y le dijo: ¡Hombre de poca fe! ¿Por qué dudaste? Y cuando ellos subieron en la barca, se calmó el viento.

5 Hebreos 12:1 (TLA): ¡Todas esas personas están a nuestro alrededor como testigos! Por eso debemos dejar de lado el pecado que es un estorbo, pues la vida es una carrera que exige resistencia.

6 Salmos 138:6 (RVR60): Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, más al altivo mira de lejos.

7 Hebreos 12:2 (TLA): Pongamos toda nuestra atención en Jesús, pues de él viene nuestra confianza, y es él quien hace que confiemos cada vez más y mejor. Jesús soportó la vergüenza de morir clavado en una cruz porque sabía que, después de tanto sufrimiento, sería muy feliz. Y ahora se ha sentado a la derecha del trono de Dios.

8 Miqueas 7:5 (RVR60): No creáis en amigo, ni confiéis en príncipe; de la que duerme a tu lado cuídate, no abras tu boca.

9 Proverbios 22:24-25 (RVR60): No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos, no sea que aprendas sus maneras, y tomes lazo para tu alma.

10 Proverbios 13:20 (TLA): Quien con sabios anda a pensar aprende; quien con tontos se junta acaba en la ruina.

11 Hebreos 12:2 (RVR60): Puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

12 Mateo 18:19-20 (RVR60): Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos. Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.