No tengas temor de pedir a Dios lo que necesitas sin mirar los errores del pasado, porque cada vez que oras y obtienes una respuesta, tu fe se fortalece. Por: Apóstol Rogelio Mora (25/10/2015).

Fortalece tu Fe

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Si bien la fe viene por oír la Palabra de Dios 1, nada es más poderoso para fortalecer nuestra fe que recibir una respuesta de parte de Dios luego de haberle hecho una petición en oración. No permitamos pues que nada debilite nuestra fe; si llegaste a Cristo pero todavía piensas en los errores que cometiste en el pasado y piensas que Dios no se ha olvidado de los mismos, ten por seguro que tu fe irá mermando; cambia tu manera de pensar, porque si eres hijo de Dios, Él siendo tu Padre, querrá siempre lo mejor para ti y escuchará atento tus oraciones sin prestar atención a tu pasado, el cual ha quedado olvidado.

Fortalécete en el Señor 2. Cada vez que observas como la mano de Dios se mueve a tu favor, tu fe en el Señor se fortalece. No tengas temor de pedir en grande porque a Dios le agradan los desafíos y los imposibles; mientras más difícil sea tu petición, mayor posibilidad hay de verla cumplida, y es que al Señor le agrada en gran manera que le pidan. En una oportunidad Jesús le reprochó a sus discípulos que hace tiempo estaban con Él pero nada le habían pedido 3; pero no debemos pedir por pedir, sino hacerlo con sabiduría y dirección de Dios, buscando hacer su voluntad. Santiago y Juan llegaron juntos con su madre a pedirle a Jesús una petición que Él mismo se rehusó porque no era la voluntad del Padre, por lo cual los otros discípulos también se molestaron 4. Lo peor que te puede pasar cuando le haces una petición a Dios es que te diga que no, así que nunca dejes de orar, en ese ejercicio Dios te mostrará que debes hacer.

Hay cosas que ya están dadas. A Dios le agrada que le pidamos pero como pudimos apreciar en la petición de Santiago y Juan, no todo lo que le pidamos será concedido porque hay cosas que ya están dadas. Por ejemplo, si te casaste y has tenido problemas, no le pidas a Dios que te cambie a tu pareja por otra, porque ten por seguro que la respuesta será un rotundo no, lo que Dios ha unido no lo separe el hombre jamás 5. Tampoco caigas en la maldición de la comparación, esto es, en desear lo ajeno; si tuviste un mal padre, no le pidas a Dios volver a nacer para tener el padre de otro, porque no te lo concederá; eres lo que eres gracias al contexto en que naciste y en el cual Dios te fue formando con un propósito de salvación. Así tus actuales padres fallezcan, seguirán siendo tus padres por siempre, y así como esto, muchas otras cosas ya están dadas y debemos aceptar que no podemos cambiarlas.

Tu alma prospera, tu vida prospera. El Señor anhela que seas prosperado en todas las cosas 6, y en la medida que tu vida se alinea al propósito de Dios, más próspera será. ¿Cómo puede prosperar tu alma si no buscas el rostro de Dios? En el Nuevo Testamento encontramos en el libro de los Hebreos como Dios exalta a los héroes de la fe 7, los cuales a pesar de sus errores, al final buscaron el rostro de Dios y fueron prosperados a tal punto que hoy en día contamos con regocijo sus hazañas. El alma que continuamente busca en el pasado los errores cometidos, jamás será prosperada.

La oración y la regla de oro. Orar es básicamente pedir a Dios; cuando le pedimos a Dios que nos cambie, que sane a un hijo, que convierta a nuestros padres, que nos guié en nuestros estudios y nos haga exitosos en nuestros trabajos, estamos orando pero a la vez pidiéndole a Dios. Si buscas a Dios en oración ten por seguro que lo encontrarás, así que no te canses de orar y pedir, sea de día o sea de noche, porque a su tiempo recibirás la respuesta 8. La regla de oro del Reino de Dios es ésta: lo que tú quieras de los demás, hazlo primero por ellos 9. Aprende a convertir tu necesidad en una semilla, y recibirás lo que tanto anhelas; si estás enfermo y quieres ser sano, ora por otro enfermo, y al sanarle Dios, tú también serás sano.

Dios no se acuerda de tus pecados. Hay quienes piensan que Dios continuamente piensa en nuestros errores, porque es Dios y su memoria es ilimitada, pero en realidad, Él ha decidido echar nuestros pecados en el fondo del mar 10 y nunca más pensar en ellos, en virtud de la sangre de Cristo. Nadie es culpable de lo que te ha pasado, si Dios ha sepultado tu pasado, ¿quién eres tú para recordarlo? No pienses más en el pasado sino en el presente orando por tu futuro, recordando que si pides, buscas y llamas, en la presencia de Dios, Él te responderá.

Citas:

1 Romanos 10:17 (RVR60): Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

2 Efesios 6:10 (RVR60): Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

3 Juan 16:24 (RVR60): Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.

4 Mateo 20:20-24 (RVR60): Entonces se le acercó la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, postrándose ante él y pidiéndole algo. Él le dijo: ¿Qué quieres? Ella le dijo: Ordena que en tu reino se sienten estos dos hijos míos, el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. Entonces Jesús respondiendo, dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber, y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: Podemos. Él les dijo: A la verdad, de mi vaso beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados; pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado por mi Padre. Cuando los diez oyeron esto, se enojaron contra los dos hermanos.

5 Mateo 19:6 (RVR60): Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.

6 3 Juan 1:2 (RVR60): Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

7 Hebreos 11:32-34 (RVR60): ¿Y qué más digo? Porque el tiempo me faltaría contando de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, así como de Samuel y de los profetas; que por fe conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron promesas, taparon bocas de leones, apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en fuga ejércitos extranjeros.

8 Mateo 7:7-8 (RVR60): Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá.

9 Mateo 7:12 (RVR60): Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas.

10 Miqueas 7:19 (RVR60): Él volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados.