Nuestra alabanza y adoración a Jesucristo el Señor, tiene el poder de purgar los aires y desarraigar cualquier plan o asechanza del enemigo de nuestras almas. Por: Apóstol Rogelio Mora (10/05/2015).

Instrumentos de Libertad

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Dios no trabaja sólo, a pesar que podría hacerlo, Él ha determinado trabajar con nosotros, los hijos de Dios e inclusive está dispuesto a usar a terceras personas, esto es, a personas no cristianas, para bendecirte. El enemigo de nuestras almas durante mucho tiempo ha mantenido cautivos en la miseria y en el dolor a personas cercanas a nosotros; tú puedes ser un instrumento de libertad de esas personas en las manos del Señor, si les predicas enseñándoles a alabar a Dios en todo momento.

En tu necesidad, Dios ordena sustentarte. Cuando el profeta Elías estaba pasando necesidad, Dios ordenó a un ángel alimentarlo con una comida especial que logró sustentarlo durante cuarenta días y cuarenta noches en el transcurso de su caminata por el desierto rumbo al monte Horeb 1. En una época en que estaba buscando del Señor en ayuno y oración, tuve una visión en la cual un ángel me daba una cucharada de jarabe, la cual tomé y sentí como Dios me daba una fortaleza especial la cual permanece hoy en día para seguir trabajando en su obra.

Dios da órdenes al que menos esperas para sustentarte. Elías en otro momento de necesidad, recibió un vaso de agua y una torta de harina cocida de manos de una viuda que vivía en la ciudad de Sarepta 2 la cual por su condición, difícilmente tenía para suplir su propia necesidad y sin embargo fue generosa, razón por la cual Dios la bendijo grandemente. Hace varios años rescaté de las calles a un hombre sumido en el alcohol predicándole el Evangelio; cuando pasé una época de necesidad, ese hombre durante seis meses me sustentó con sus ofrendas y sin saberlo fue instrumento de bendición para mi vida; hoy en día ese hombre es un fiel servidor de la Iglesia y por el cual estoy inmensamente agradecido.

Dios usa a cualquiera, sea cristiano o no, para bendecirte. En cierta ocasión, una mujer cristiana muy apegada a su “santidad extrema” no le dirigía la Palabra a nadie y vivía sola en su casa; esta mujer tenía una vecina que practicaba la brujería y las artes oscuras, a la cual siempre señalaba con el dedo y la reprendía como pecadora. Un día, la mujer cristiana sufrió un infarto; la única persona que se dio cuenta fue su vecina, y ella la llevó al hospital y no conforme se quedó pendiente de ella y compró todos los medicamentos. Al despertar preguntaba cómo había llegado a ese lugar y en eso aparece su vecina, la cual a pesar de ser no cristiana, fue un instrumento para salvar la vida de esta mujer y ese día aprendió una valiosa lección: no juzgues a los no creyentes, predícales el Evangelio y Dios se encargará del resto.

La alabanza tiene el poder de purgar los aires. David tuvo por líder a un Rey que a pesar de haber sido ungido por Dios, estaba poseído por demonios que lo llevaban a hacerle daño a David a tal punto de intentar quitarle la vida; la única forma con la cual David pudo ahuyentar a esos demonios era con la alabanza que le daba a Dios con su arpa 3. Cuando cantas a Dios los aires se purgan, es decir, se limpian y cuánto más alabes a Dios más deprisa vendrá tu socorro. Hace tiempo un hombre que practicaba la brujería contaba su testimonio de cómo los demonios le seguían a todas partes pero que al entrar a la Iglesia y estar en medio de la alabanza, los mismos salían despavoridos.

Bendeciré a Jehová en todo tiempo 4. El Rey David comprendió el poder que tiene la alabanza y cómo la misma era de vida o muerte en momentos de dificultad. Cada vez que salgas de casa, o te subas en un vehículo de transporte, nunca dejes de alabar a Dios; ten presente que esa alabanza es para Dios y no debe ser motivo de molestia para las personas que te rodean, es decir, hazlo con sencillez y humildad de corazón.

Nunca estás desamparado. Si tienes temor de Dios, Él ha prometido enviarte a uno de sus ángeles a protegerte en todo momento 5. A veces la intervención de Dios es directa tal como sucedió con Pablo y Silas en la cárcel, donde igualmente la alabanza fue el instrumento de libertad que accionaron 6; pero en la mayoría de los casos, Dios utiliza a personas para ayudarnos. Tengamos siempre presente que nuestras oraciones son escuchadas por Dios y que Él está dispuesto a librarnos de todos nuestros temores, nuestras angustias y nuestros angustiadores 7.

Los que buscan a Dios no tendrán falta de ningún bien 8. Dios siempre usará a alguien para ayudarte y es por medio de tu alabanza y tu adoración en medio de la aflicción, la que te librará de las manos del diablo y sus angustiadores 9. Sin importar lo mucho que sean tus aflicciones, problemas y necesidades tanto materiales como espirituales, si tienes a Cristo en tu corazón, ten la plena convicción que de todas ellas te librará Dios 10.

Citas:

1 1 Reyes 19:8 (RVR60): Se levantó, pues, y comió y bebió; y fortalecido con aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta Horeb, el monte de Dios.

2 1 Reyes 17:8-9 (RVR60): Vino luego a él palabra de Jehová, diciendo: Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.

3 1 Samuel 16:23 (RVR60): Y cuando el espíritu malo de parte de Dios venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él.

4 Salmos 34:1 (RVR60): Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca.

5 Salmos 34:7 (RVR60): El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, y los defiende.

6 Hechos 16:25-26 (RVR60): Pero a medianoche, orando Pablo y Silas, cantaban himnos a Dios; y los presos los oían. Entonces sobrevino de repente un gran terremoto, de tal manera que los cimientos de la cárcel se sacudían; y al instante se abrieron todas las puertas, y las cadenas de todos se soltaron.

7 Salmos 34:4-6 (RVR60): Busqué a Jehová, y él me oyó, y me libró de todos mis temores. Los que miraron a él fueron alumbrados, y sus rostros no fueron avergonzados. Este pobre clamó, y le oyó Jehová, y lo libró de todas sus angustias.

8 Salmos 34:10 (RVR60): Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien.

9 Salmos 34:17 (RVR60): Claman los justos, y Jehová oye, y los libra de todas sus angustias.

10 Salmos 34:19 (RVR60): Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas le librará Jehová.