Jesús siendo rico se hizo pobre en la cruz del calvario, garantizando con ese intercambio divino, la vida abundante a todos aquellos que le buscan de corazón. Por: Apóstol Rogelio Mora (05/04/2015).

Jesús y la Pobreza

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Pobreza es sinónimo de hambre, sed, desnudez y falta de todas las cosas 1. Una persona rica económicamente puede padecer de un tipo de pobreza más crónico, que es la pobreza de espíritu, que no tiene que ver con humildad sino con la ausencia de Dios en su vida; ese tipo de personas viven con un vacío tan grande que el dinero jamás podrá llenar.

Ser rico no es malo. Se puede ser pobre con dinero como acabamos de ver, pero también es posible ser rico económicamente y también espiritualmente siguiendo el ejemplo de Jesucristo. Nuestro Señor no vivía afanado por el dinero, y siempre tuvo para cubrir todas sus necesidades materiales, y esto era posible porque tenía plena confianza en aquel que lo había enviado, el cual a través de métodos poco convencionales le proveía de todo lo necesario.

Jesús utilizaba métodos poco convencionales. Cuando nuestro Señor tuvo necesidad de pagar los impuestos, envió a Pedro a pescar y de la boca de un pez salió lo que necesitaba para cubrir sus propios impuestos y los de Pedro 2. Acá se evidencia que cuando es Dios quien provee, cubrimos nuestras necesidades y aún nos sobra para ayudar a otros. Cuando Jesús tenía hambre, multiplicó los panes y los peces, y Él y toda una multitud de personas fueron saciados 3. Realmente Jesús tenía métodos poco convencionales de cubrir sus necesidades materiales pero eran altamente efectivos y constituyen hoy en día un ejemplo para nosotros.

Jesús siendo rico se hizo pobre 4. Durante toda su vida, inclusive desde su bautizo en el Espíritu Santo y hasta su crucifixión, nuestro Señor siempre fue rico material y espiritualmente. Fue en la cruz del calvario, donde Jesús se hizo pobre; allí tuvo sed 5, desnudez 6 y quedó completamente desamparado 7, tanto de Dios como de los hombres; en ese momento todo el pecado y maldición de este mundo, cayó en su cuerpo y por eso lo dejó el Padre, porque Él no puede cohabitar con el pecado. Ese intercambio divino que hizo Jesús, nos abre las puertas para la vida abundante 8.

Una persona puede vivir sin dinero, pero sin Dios es imposible hacerlo. No es malo tener dinero, pero si tienes a Jesús en tu corazón, junto con Él todas tus necesidades serán cubiertas de manera poco convencional, esto es, sobrenaturalmente. Acepta a Cristo en tu corazón, y resucitarás a una nueva vida, libre de las ataduras económicas de este mundo.

Citas:

1 Deuteronomio 28:48 (RVR60): servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.

2 Mateo 17:27 (RVR60): Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero; tómalo, y dáselo por mí y por ti.

3 Mateo 14:19-20 (RVR60): Entonces mandó a la gente recostarse sobre la hierba; y tomando los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió y dio los panes a los discípulos, y los discípulos a la multitud. Y comieron todos, y se saciaron; y recogieron lo que sobró de los pedazos, doce cestas llenas.

4 2 Corintios 8:9 (RVR60): Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.

5 Juan 19:28 (RVR60): Después de esto, sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado, dijo, para que la Escritura se cumpliese: Tengo sed.

6 Juan 19:23 (RVR60): Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.

7 Mateo 27:46 (RVR60): Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

8 Juan 10:10 (RVR60): El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.