Dios te tiene desafíos y necesitas fe para enfrentarlos, así que edifícala, guárdala de las voces contrarias del mundo y aliméntala a través de la Palabra de Dios. Por: Pastor Rogelio Mora (01/01/2014).

¿Necesitas Fe?

Ministerios Rogelio Mora 2014 Venezuela

Es necesario sumergirnos en la Palabra para que la fe pueda ser edificada; si una persona ha perdido la fe, por medio de la Palabra la puede recuperar y edificar. Así como el alimento es necesario para el sostenimiento de nuestro organismo, la Palabra es vital para el sostenimiento de nuestra fe y en consecuencia de nuestro espíritu. Con cada año nuevo debemos afianzar nuestra fe en la Palabra, sabiendo que lo culminaremos en victoria.

Cuando edificas la fe puedes alcanzar todo lo que Dios te tiene preparado. Cada año que comienza propicia la apertura de nuevas oportunidades de crecimiento pero debemos estar claros que no todos están preparados para aprovecharlas. Si somos agradecidos con lo que tenemos podremos aprovechar las nuevas oportunidades y escalar en la vida. Lo primero que debemos agradecer a Dios es el hecho de estar vivos, lo cual constituye el mayor éxito en la vida de una persona. Mientras permanezcas con vida significa que Dios tiene un propósito contigo, esto es, hay algo más adelante que debes alcanzar en Cristo. Y nuestras metas si no están fundamentadas en Cristo de nada valen; es como perder el tiempo tratando de satisfacer nuestros propios deseos. Una vez que le entregamos nuestra vida a Cristo ya no podemos tomar decisiones sin su consentimiento porque precisamente ya no vivimos en nosotros mismos sino que es Cristo quien vive en nosotros 1.

El ayuno junto con la oración, el asistir a los servicios de la Iglesia y el leer la Palabra de Dios constituyen la sabia que nutre nuestro espíritu y edifican nuestra fe. Cada año que pasa está lleno de alegrías y tristezas; si el año pasado te sucedieron más cosas malas que buenas, ¡alégrate!, Dios te dará gozo por esas cosas malas que te sucedieron 2.

La fe es por el oír la Palabra de Dios 3. Cuando la Palabra de Dios llega a tu corazón, entonces se manifiesta la fe que tienes en tu interior. La fe es una sustancia innata del ser humano, no es algo que viene sólo o es otorgado por alguien más, es algo que ya existe en el interior y se exterioriza al oír y creer en la Palabra de Dios. Cuando alguien está perdiendo la fe, debe alimentar su espíritu leyendo la Biblia, asistiendo a la Iglesia, leyendo un buen libro cristiano, sintonizando canales de radio o televisión con temas cristianos, en fin, todo aquello que haga aumentar, es decir, exteriorizar su fe. Hay personas que al perder su fe en momentos de aflicción, se refugian en elementos del mundo como ver novelas, escuchar canciones de despecho y tomar alcohol u otras sustancias nocivas, sin saber que hasta pueden perder la vida; en el mundo siempre encontrarás quienes no edifican tu fe sino que buscan destruirla, no trabajan para tu sueño sino en contra, te hablan para que seas derrotado, pero no te fíes de ellos, refúgiate en la Palabra de Dios, que te dice que lo mejor del trigo 4 viene para tu vida.

Dios te tiene desafíos y necesitas fe para enfrentarlos, así que edifícala, guárdala de las voces contrarias del mundo y aliméntala a través de la Palabra de Dios. En lo personal te recomiendo que acompañes tu lectura diaria de la Biblia con una buena taza de café; haz amena tu lectura y encontrarás gozo cada día en realizarla, ten en cuenta que sin café es imposible agradar a Dios.

En el principio, cuando Adán y Eva andaban desnudos por el jardín del Edén, tenían una naturaleza semejante a la de Dios 5, perfecta y sin maldad alguna; cuando satanás inyecto el virus del mal en la naturaleza del hombre, Dios se apartó de él porque no puede convivir con el mal; no fue sino hasta la venida de Cristo, que el hombre volvió adquirir la naturaleza divina de Dios 6, la cual lucha constantemente contra la naturaleza caída que el diablo inyectó. La naturaleza caída radica en el alma a través de los deseos de la carne y los malos pensamientos; una persona que está en Cristo no está exenta de la naturaleza caída, debe luchar continuamente para no caer en tentación independientemente de su función en el cuerpo de Cristo; han habido casos de pastores cristianos que han caído en pecado de adulterio, homosexualidad o inclusive de homicidio, por tanto, nadie está exento de pecado, más debe luchar contra del mismo. Sin la presencia de Dios en tu vida, puedes caer en el peor estado de miseria moral conocida por el hombre. Cultiva tu fe, crece en el entendimiento de la Palabra, conságrate a Dios, y dejarás a un lado tu naturaleza caída.

Las cosas de la vida y del Evangelio nos han sido dadas por el divino poder de Dios 7; ambas cosas han sido dadas por el Padre y no pueden estar separadas, debemos vivir las cosas de la vida tales como el trabajo, los estudios y la familia, conforme al Evangelio de Dios. Todas las promesas de Dios son sobrenaturales, por cuanto son preciosas y grandísimas 8 y se hacen patentes en nuestras vidas a través de sus bendiciones, sanidades y la más grande de todas, la salvación. Es a través del conocimiento y aceptación de Cristo en nuestro corazón, que tenemos parte de la naturaleza divina de Dios y acceso a todas sus promesas.

Nadie en el mundo ni aún el diablo tienen potestad de impedir que las promesas de Dios se cumplan en tu vida, el único que puede hacerlas perder, eres tú mismo si no huyes de la corrupción del mundo. Hay bendiciones especiales reservadas para quienes se guardan con su pareja actual hasta el matrimonio y más aún para quienes se guardan toda su vida y permanecen vírgenes hasta el matrimonio; estas decisiones tienen una gran recompensa y Dios la otorga con gloria. Huye de la corrupción y la concupiscencia del mundo y tendrás acceso a las preciosas y grandísimas promesas que Dios tiene reservadas para ti.

Citas:

1 Gálatas 2:20 (RVR60): Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

2 Mateo 5:4 (RVR60): Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

3 Romanos 10:17 (RVR60): Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

4 Salmos 81:16 (RVR60): Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, y con miel de la peña les saciaría.

5 Génesis 1:27 (RVR60): Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

6 1 Corintios 15:22 (RVR60): Porque así como en Adán todos mueren, también en Cristo todos serán vivificados.

7 2 Pedro 1:3 (RVR60): Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia.

8 2 Pedro 1:4 (RVR60): Por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia.