Prédica desde el 13 de mayo al 19 de mayo

Si te ofrecieran un regalo no lo desperdiciarías, más si sabes y conoces quien te lo ofrece. El pueblo de Israel aborreció la tierra deseable no creyendo en la Palabra de Dios. Parece un poco ilógico que desprecies algo que sea deseable, pero muchas veces en la vida lo hacemos.

No Desperdicies lo Bueno

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Desarrollo:

“Pero aborrecieron la tierra deseable; no creyeron a su palabra”. Salmos 106:24 (RVR60).

1. Dios es el más interesado en bendecirte. Que lo que tengas sea prosperado en tu vida. Pero muchas veces como pasó con el pueblo de Israel, desechamos lo “deseable” porque a nuestro parecer no lo es, olvidándonos que si Dios es perfecto, siempre nos dará regalos perfectos.

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. Romanos 10:17 (RVR60).

2. Ya que hemos entendido que esos regalos son buenos, los debemos recibir pero para hacerlo debemos de creer; el mundo espiritual muchas veces es similar al mundo terrenal. El sembrador cree que al final del tiempo de la cosecha tendrá que comer él y su familia. Un empresario inicia un negocio aunque no vea concretamente el fin del mismo pero cree que lo cerrará exitosamente. Un estudiante empieza el año creyendo que al final obtendrá el titulo deseado. Entonces parte de recibir las bendiciones de Dios es creer que se recibirán, creer en su Palabra, tener fe que aunque no lo veamos lo obtendremos. Pero debemos tener fe y esta crecerá en nosotros si leemos su Palabra.

3. Deja que el Señor te bendiga conforme a su corazón y no conforme al tuyo. El sabe mejor lo que necesitas y lo que puedes administrar adecuadamente, ese será el mejor regalo que puedes recibir.

Conclusión:

Las bendiciones espirituales son muy buenas y suplen muchas necesidades de tu vida, pero la bendición de la salvación es la mejor. Hoy podrías iniciar una nueva vida recibiendo el mejor regalo que Dios te ha dado, el de la salvación. No seas como el pueblo de Israel que en una época aborreció algo tan deseable. Hoy es el día para recibir ese regalo.

Ofrendas:

“Cuando, pues, des limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser alabados por los hombres; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público”. Mateo 6:2-4 (RVR60).

Ofrenda buscando la aprobación de Dios, no la de los hombres. No significa que no testifiques de sus recompensas, sino que evites jactarte de tus ofrendas.

Material de apoyo:

Vídeo sobre el Tema

Ideas de Dinámicas: Rompecabezas

Sugerencias para el Refrigerio

Ideas para la Decoración

Tarjetas de Invitación: Plantilla N° 1