Prédica desde el 09 de junio al 15 de junio de 2014

Si permaneces junto a Dios haciendo las cosas que te enseña en su Palabra, todo lo que le pidas en oración te será concedido.

Orar es Pedir

Ministerios Rogelio Mora 2014 Venezuela

Desarrollo:

– Pide lo que necesitas

“Mas Salomón amó a Jehová, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos. E iba el rey a Gabaón, porque aquél era el lugar alto principal, y sacrificaba allí; mil holocaustos sacrificaba Salomón sobre aquel altar. Y se le apareció Jehová a Salomón en Gabaón una noche en sueños, y le dijo Dios: Pide lo que quieras que yo te dé”. 1 Reyes 3:3-5 (RVR60).

Cuando oras por lo general le pides un favor a Dios, pero no siempre obtienes lo que pides sino que el Señor te entrega lo que necesitas. Es importante saber pedir a Dios y hacerlo conforme a su Palabra. El Rey Salomón nos enseña que es a través de la obediencia y el sacrificio que nuestras peticiones serán atendidas por Dios.

– Lo que realmente le importa a Dios

“Pon guarda a mi boca, oh Jehová; guarda la puerta de mis labios”. Salmos 141:3 (RVR60).

Muchas personas no saben pedir porque enfocan sus peticiones en las añadiduras y se olvidan de lo que realmente es importante. Si le pides a Dios que guarde tus labios de palabras ligeras, de chismes, de groserías y de ofensas tal como lo hizo el padre de Salomón, el Rey David, ten por seguro que Dios atenderá esa petición y junto con ella añadirá a tu vida todo lo demás que necesitas, porque has sabido pedir lo que realmente le importa a Dios.

– La presencia del Espíritu Santo

Concentra tus peticiones de oración en lo que realmente importa, la presencia del Espíritu Santo y todo lo demás será añadido a tu vida.

Conclusión:

Dios te va a entregar cosas que no pediste cuando aprendas que lo más importante que tienes que pedir es tu crecimiento espiritual, tu sabiduría, tu comunión con el Espíritu Santo, las cuales son las cosas que realmente valen para Dios.

Ofrendas:

“Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan”. Hebreos 11:6 (RVR60).

A Dios le gusta que le creamos, le tengamos fe y lo busquemos, convencidos de que lo encontraremos. Agradezcamos a Dios ofrendando y creyendo que recibiremos lo que su Palabre establece.