Prédica desde el 07 de octubre al 13 de octubre

Unos hombres trajeron a un hombre paralítico, estaba en una camilla y como no pudieron entrar a donde estaba Jesús, inicia esta aventura para su vida y para un milagro maravilloso. Tuvieron que abrir un hueco en el techo y bajarlo por allí. Es de imaginarse esta escena hoy en día.

¿Qué te tiene Paralizado?

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Desarrollo:

– El hombre paralítico

“Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra. Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados. Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones: ¿Por qué habla éste así? Blasfemias dice. ¿Quién puede perdonar pecados, sino sólo Dios? Y conociendo luego Jesús en su espíritu que cavilaban de esta manera dentro de sí mismos, les dijo: ¿Por qué caviláis así en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir al paralítico: Tus pecados te son perdonados, o decirle: Levántate, toma tu lecho y anda? Pues para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados (dijo al paralítico): A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa”. Marcos 2:1-12 (RVR60)

La Biblia empieza contando que Jesús llegó a una casa y que la gente tenía tanta necesidad de Él que se juntaron muchos y ya no cabía nadie más. Entonces unos hombres trajeron a un hombre paralítico, estaba en una camilla y como no pudieron entrar, inicia esta aventura para su vida y para un milagro maravilloso.

– El perdón de los pecados

Muchas personas creían que el problema principal de ese hombre era su parálisis, Jesús oró para que sus pecados fueran perdonados. Debemos entender que tenemos más necesidad de perdón de pecados, para que venga acompañada de sanidad física y financiera también.

– Necesidad de ser hijo de Dios

Lo más difícil es que los pecados se vayan, y eso es lo que Jesús quería enseñarles. Todos veían la necesidad “física” que este hombre tenía, pero Dios veía en él una más importante, la de constituirse en hijo de Dios. Luego Jesús les habla sobre su poder.

Conclusión:

Hoy el Señor está en esta casa para liberarte de tu parálisis, pero por encima de todo, para perdonarte y limpiarte de todos tus pecados y para que vuelvas a Él y junto al Padre Celestial, entregarte tu sanidad física y espiritual.

Ofrendas:

“No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”. Filipenses 4:17-19 (RVR60)

Cuando tomamos la decisión de ofrendarle a Dios, sin importar la abundancia o escasez que tengamos, Él proveerá todo lo que nos haga falta, conforme a sus riquezas en gloria.

Material de apoyo:

Vídeo sobre el Tema

Ideas de Dinámicas

Sugerencias para el Refrigerio

Ideas para la Decoración

Tarjetas de Invitación: Plantilla N° 1