El mundo sólo vaticina crisis, y como cristianos es nuestro deber derribar ese argumento, proclamando el poder de Dios que transforma y nos lleva de gloria en gloria. Por: Apóstol Rogelio Mora (13/09/2015).

Renovados, Transformados

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Desde el mismo momento que recibes a Cristo en tu corazón, se marca un antes y un después en tu vida y ya no vuelves a ser el mismo; a medida que obedeces y guardas los principios de vida establecidos en la Palabra de Dios, vas creciendo camino a la grandeza de Jesús. Es nuestro ideal parecernos cada día más a Jesús, y es que nuestros sueños y visiones terminan alineándose a los suyos. En nuestros hechos y acciones ponemos de manifiesto si vamos escalando o descendiendo como cristianos.

Ideas, pensamientos y palabras. Lo más importante en el mundo son las ideas y los pensamientos, y lo más poderoso son las palabras. El poder de la muerte y la vida están en la lengua 1, es decir, en la palabra que declaramos en nuestro día a día. Si cuando vas a emprender algo, crees que vas a fracasar, acertaste, porque nadie inclusive Dios te puede sacar de ese pensamiento negativo. No nos convirtamos en depósitos de basura en cuanto a ideas y pensamientos; si vamos a escalar, a subir de la mano de Dios, es imprescindible renovar nuestra mente a diario y declarar siempre lo bueno.

Renovación de cuerpo y mente. Entregar tu cuerpo a Dios en sacrificio vivo y santo 2, no es más que renunciar a los placeres de la carne dándole el primer lugar a Jesús; es poner tu cuerpo al servicio de Dios, dejando a un lado la fornicación y las drogas. Si quieres ser usado por Dios con poder, es importante que cuides tu cuerpo y lo consagres a la obra del Señor. No sólo se trata de impurezas por relaciones sexuales o consumo de drogas, sino también de salud en general. Así como Dios usa a los Pastores para ministrar sanidad, así también usa a los doctores en medicina para alertarnos ante alguna condición producto de nuestros malos hábitos. En una oportunidad me diagnosticaron problemas en el colesterol y opté por hacer ejercicios físicos, cuidando así mi templo para el Espíritu Santo. En otra ocasión, emprendí un viaje a Guatemala con una enfermedad terrible y pidiéndole al Señor que usara a mi Pastor para ser sano, en medio de un servicio sólo me dijo: “toma agua” y siguiendo su consejo fui sano; muchas veces Dios no nos da la sanidad inmediata, para que aprendamos a renovar nuestro cuerpo y nuestra mente a diario, siendo disciplinados. Debemos dejar que Dios nos transforme en personas nuevas tanto en cuerpo como en mente, cambiando nuestra manera de pensar 3. Cambiando nuestra manera de pensar, cambiaremos nuestra manera de vivir y lograremos un verdadero desarrollo endógeno de nuestro ser, cuya transformación pasa necesariamente por oír y aplicar la Palabra de Dios.

La mira en las verdades del cielo. Antes de llegar a Cristo estábamos muertos, pero ahora que hemos resucitado en Él, debemos poner nuestra mirada en sus verdades 4. Cuando nos enfocamos en Cristo, sólo vienen pensamientos positivos y hacemos a un lado todo pensamiento negativo. Los pensamientos negativos son como una especie de imán, es decir, atraen lo que vaticinan; cuando era estudiante del liceo, tenía un gran temor escénico y huía de los profesores cada vez que buscaban a alguien que explicara en la clase algún concepto y casi siempre me elegían a mí, pues precisamente mi pensamiento era: “seguramente me van a llamar, voy a quedar mal delante de todos” y así sucedía. Hay personas que continuamente van al médico a chequearse por temor a tener una enfermedad terminal, y buscan distintas opiniones médicas hasta que encuentran indicios de alguna. Es el deseo de Dios que vivamos en paz, por tanto, dejemos que Él transforme con su Palabra todo nuestro interior, haciendo que efectivamente las cosas viejas queden en el pasado y todas sean hechas nuevas 5.

Pensamientos de bien y no de mal. En la mente de Dios no hay pensamientos de destrucción sino de vida 6 y vida en abundancia; Dios no quiere destruir a la humanidad sino salvarla, por ello envío a su hijo a la tierra; basta de creer más en la doctrina y la filosofía humana que en la de Dios; no puede ser que estemos dispuestos a aceptar a los seres extraterrestres como una realidad a pesar que nunca el hombre haya encontrado rastro alguno de ellos, y que estemos dudando de la existencia de Dios pese a la infinidad de pruebas que nos da de su amor. Yo soy un ejemplo que prueba la existencia de Dios; antes de llegar a Cristo sólo me interesaba tomar alcohol y andar por el mundo haciendo desastres, y de la noche a la mañana, todo cambió, y así actúa Dios, su Evangelio es sinónimo de cambio y renovación. Debemos aprender a decirle “Sí” a Dios, a su sanidad, a su perdón, a su salvación y “No” al pecado. Dios no es quien envía las enfermedades, porque ningún padre le envía un cáncer a un hijo para darle una lección; los pensamientos de Dios tienden a la sanidad, a la salud plena y no a las enfermedades y la muerte.

Derribando argumentos. A través del conocimiento de Dios fundamentado en una relación con el Espíritu Santo, podremos derribar cualquier argumento que se levante en el cumplimiento del propósito de Dios en nuestra vida 7. El mundo sólo pronostica muerte y destrucción; a través de los medios somos bombardeados con toda clase de ideas contrarias a Dios, tales como el sexo desordenado y el maltrato hacia nuestros semejantes en beneficio nuestro. Cada vez que llegue a nuestra mente un pensamiento contrario a lo que Dios nos ha ordenado, debemos atarlo y llevarlo cautivo a su presencia, sólo así le estaremos cerrando una puerta al enemigo. Hay pensamientos que se han anidado tanto en nuestra mente que ya pasan de ser simples argumentos a fortalezas que nos encierran y nos aíslan de los demás incluso del mismo Dios. Si alguna vez has fallado, recuerda que Dios es amor y con su infinita misericordia, no hay pecado que no te pueda perdonar si acudes a Él verdaderamente arrepentido. Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios, en Él todo lo puedes 8, así que vive sin temor, que si le crees y le buscas de corazón, Él estará contigo siempre 9.

Citas:

1 Proverbios 18:21 (RVR60): La muerte y la vida están en poder de la lengua, y el que la ama comerá de sus frutos.

2 Romanos 12:1 (RVR60): Por lo tanto, amados hermanos, les ruego que entreguen su cuerpo a Dios por todo lo que él ha hecho a favor de ustedes. Que sea un sacrificio vivo y santo, la clase de sacrificio que a él le agrada. Esa es la verdadera forma de adorarlo.

3 Romanos 12:2 (RVR60): No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta.

4 Colosenses 3:1 (NTV): Ya que han sido resucitados a una vida nueva con Cristo, pongan la mira en las verdades del cielo, donde Cristo está sentado en el lugar de honor, a la derecha de Dios.

5 2 Corintios 5:17 (RVR60): De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.

6 Jeremías 29:11 (RVR60): Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

7 2 Corintios 10:5 (RVR60): Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.

8 Filipenses 4:13 (RVR60): Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

9 Isaías 41:10 (RVR60): No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.