Prédica desde el 2 de diciembre al 8 de diciembre

Debemos aprender que ya no vivimos nosotros, sino que es Cristo el que vive en cada uno de nosotros. El Señor no se va a quedar quieto hasta que alcancemos la perfección.

Reservado para ...

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Desarrollo:

– El favor de Dios

“Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí”. Gálatas 2:20 (RVR60).

Hay que concebir algunas cosas para alcanzar el favor de Dios. Concebir es preñarse de su Palabra, tenerla adentro.

– Los planes de Dios

“Y de las asnas que se te perdieron hace ya tres días, pierde cuidado de ellas, porque se han hallado. Mas ¿para quién es todo lo que hay de codiciable en Israel, sino para ti y para toda la casa de tu padre?”. 1 Samuel 9:20 (RVR60).

La vista y la preocupación estaba puesta en los burros, pero Dios tenía otros planes para Él. Hay cosas que se pierden en la vida, que solo en las manos de Jesús vas a encontrarlas. Sácate los burros de la cabeza, hoy te digo que todo lo bueno del reino de Dios es para ti.

– Reservado para ti

“Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los introdujo a la sala, y les dio lugar a la cabecera de los convidados, que eran unos treinta hombres”. 1 Samuel 9:22 (RVR60).

Pasarás de estar buscando burros, a estar en la cabecera. Dios va a sentarte en los lugares más importantes y que comas de sus manjares, que están reservados para ti.

– Reservado por Dios

“Entonces alzó el cocinero una espaldilla, con lo que estaba sobre ella, y la puso delante de Saúl. Y Samuel dijo: He aquí lo que estaba reservado; ponlo delante de ti y come, porque para esta ocasión se te guardó, cuando dije: Yo he convidado al pueblo. Y Saúl comió aquel día con Samuel”. 1 Samuel 9:24 (RVR60).

Hay una ocasión reservada por Dios para que comas tú y tu familia, el plato que está apartado para ti.

Conclusión:

Hay cosas que Dios está preparando para ti, que ni te imaginas, todo lo que hay en el reino es para ti. Dios está cocinando algo.

Ofrendas:

“Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra”. 2 Corintios 9:6-8 (RVR60).

El que siembra escasamente, cosechará escasamente y el que siembra generosamente, generosamente cosechará. Demuestra que dominas tu carácter y eres capaz de obedecer al Señor, ofrendando con un corazón agradecido.