Prédica desde el 20 de mayo al 26 de mayo

Busca a Dios, reclama  lo que te pertenece y reparte a todos de lo que Dios te da. Por el alto precio que pagó Jesús en la cruz, es inconcebible que alguien no lo disfrute en esta tierra. De hecho tenemos el deber a través del mensaje del Evangelio de rescatar al mundo para Cristo.

Título de Propiedad

Ministerios Rogelio Mora 2013 Venezuela

Desarrollo:

– Tienes que aprender a reclamar lo que Jesús ganó para ti. El costo fue muy alto, los milagros, las necesidades, todo lo que el suple a través de la cruz del calvario, fueron recibidas por el pacto de sangre. Si costó tanto dolor lo que Jesús alcanzó ahí en la cruz entonces no me lo quiero perder. Reclama la abundancia que te promete Jesús. Reclama lo que es tuyo.

– Título de propiedad, te pertenece ese título, está sellado con sangre. Es tu fe. Es pues la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. El que tiene fe ya tiene el título de propiedad de lo que Cristo compró en la cruz del calvario. Cuando Jesús muere, lo hizo para suplir las necesidades de todo el mundo. Sanidad, perdón, reconciliación familiar. Estos son los milagros que te pertenecen.

“Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos. No os hagáis, pues, semejantes a ellos; porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis”. Mateo 6:7-8 (RVR60).

– Hay tres niveles de provisión, pides porque necesitas que Dios te provea. Buscas a Dios porque lo necesitas para tu vida, y tocas porque necesitas que se te abran puertas. Todo el que pide recibe, lo dijo Dios en su Palabra.

“¿Qué padre de vosotros, si su hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿o si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”. Lucas 11:11-13 (RVR60).

Conclusión:

Dios te da cosas buenas, te sana por completo, te bendice cada día. Toma tu título de propiedad y reclama tu provisión (libertad, bendición). Cuida lo que te es dado en la mano. Tienes derecho a ser sano, a prosperar, a ser libre, a ser feliz. Dios va a hacer valer en sus hijos el sacrificio del suyo. Dios va a abrir puertas; verás a tus hijos sirviéndole a Él, restaurada tu familia y tus amigos siendo transformados.

Ofrendas:

“Porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón”. Mateo 6:21 (RVR60).

Nuestras ofrendas son una muestra de la confianza que tenemos en Dios. Si nuestro corazón está a su lado, será allí donde construyamos nuestro tesoro.

Material de apoyo:

Vídeo sobre el Tema

Ideas de Dinámicas: Test de Siguiendo Instrucciones

Sugerencias para el Refrigerio

Ideas para la Decoración

Tarjetas de Invitación: Plantilla N° 1