En toda labor hay frutos, en tu trabajo o empresa hay frutos, pero tus palabras te pueden empobrecer. Por: Apóstol Rogelio Mora (14/01/2018).

Tu relación con el dinero

Ministerios Rogelio Mora 2018 Venezuela

Jesús en sus enseñanzas habló en muchas oportunidades sobre el dinero, sobrados ejemplos podemos encontrar en las sagradas escrituras, como por ejemplo la parábola de los talentos (entre otras). Debemos entender que Cristo está por encima del dinero, que éste sin la bendición de Dios es pérdida, que es un mal amo, pero un buen esclavo. Existen muchas maneras de fortalecer nuestra relación con esta herramienta de transacción comercial en nuestra vida cotidiana, hoy revisaremos cuatro maneras básicas de relacionarnos con él y optimizar su uso al ganarlo con nuestro trabajo diario.

No podemos amar al dinero. El dinero no es malo ni bueno, solo es un medio para poder tener acceso a los insumos necesarios para subsistir. Lo que sí es malo es amarlo 1, perdiendo tu identidad como hijo de Dios por adquirirlo a como dé lugar. Dios siempre debe estar primero en nuestras vidas, no el dinero, porque con las riquezas no puedes comprar el gozo que produce tener a Cristo en el corazón. Nuestro deseo intenso como cristianos no es por el dinero, es por Jesús.

Debemos ganar el dinero honestamente. El dinero mal habido tiene un final trágico, nunca podrá ser disfrutado. Muestras de esta afirmación las podemos observar a diario cuando conocemos a través de las noticias acerca del destino de narcotraficantes, corruptos, estafadores y atracadores que de una manera ilícita procuran obtenerlo. Por eso es tan importante la bendición de Dios en tus ingresos al ganarlo honestamente con tus talentos y dones, para disfrutarlo productivamente 2.

Debemos administrarlo bien. El dinero se gana, se administra y se le da buen uso. Las prioridades para usar nuestros ingresos deben estar bien definidas, si Dios te prospera es para bendecir los tuyos y a los demás, no para comprar adulterios ni vicios. Debemos recordar que Dios no da dinero al desordenado. Tu obligación es invertirlo en tu familia y hogar, de esa manera irás por buen camino en cuanto a tus finanzas.

Debemos santificarlo. Esto lo logramos a través del diezmo, siempre cuando Dios te bendice debes honrarlo. A través del diezmo el noventa por ciento restante traerá bendición hasta que sobreabunde en tu vida 3.

Todo esfuerzo laboral debe ser siempre recompensado, Dios quiere para sus hijos abundancia. Practiquemos estos principios en las finanzas y veremos la manifestación de las promesas del Padre en nuestras vidas.

Citas:

1 1 Timoteo 6:10 (RVR60): Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

2 Proverbios 10:22 (RVR60): La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella.

3 Malaquías 3:10 (RVR60): Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.