Si superamos nuestras propias limitaciones y deponemos nuestro temperamento y problemas personales entonces cualquier cosa que pidamos será hecha. Por: Apóstol Rogelio Mora (04/05/2015).

Un Poder Mayor

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

¿Por qué nuestro Señor Jesucristo envió a sus discípulos de dos en dos? La razón es simple: Orar en soledad tiene poder pero orar con otra persona es aún más poderoso. De hecho, el Señor promete estar en medio de los que se reúnen a orar 1.

Los Apóstoles Pedro y Juan eran pareja ministerial. En una oportunidad Pedro le preguntó al Señor: ¿Cuántas veces debo perdonar a Juan? Y el Señor le respondió que siempre 2. Esta pregunta denota que entre Pedro y Juan habían diferencias pero que por medio de la oración pudieron superar, y es que ellos iban a orar juntos al templo 3. Lo que más resalta de una pareja ministerial es la oración, esto es, el poder establecer acuerdos delante de Dios en pro de mantener la unidad del equipo.

La unidad sólo es posible con Dios como intermediario. Nunca es posible conseguir la unidad humanamente, sólo en la naturaleza divina de Dios se logra. Una persona carnal es aquella que anda en celos, contiendas y disensiones 4, todo esto atenta contra la unidad del equipo, por ende, si uno de los miembros de una pareja ministerial es carnal, difícilmente existirá unidad en el equipo.

¿Qué hacer en caso de una ofensa? El Señor establece la forma de solventarla: primero debemos hablar a solas con la persona, si luego la ofensa persiste entonces nuevamente se busca dialogar pero con un testigo y si nuevamente persiste se hace del conocimiento de la Iglesia, de tal manera que sea público y notorio y esa persona pueda arrepentirse 5. Antes de buscar que nos pidan perdón, debemos examinar si realmente el que ha cometido la falta es uno mismo y por tanto, acto seguido, pedir perdón.

El poder mayor es el acuerdo. Jesús recalcó dos veces la importancia de establecer acuerdos como pareja ministerial para alcanzar todo lo que pidamos 6. Cuando el Señor hace énfasis en algo es porque realmente trasciende más allá de nuestro entendimiento y tiene gran poder. Cuando existe unidad cualquier cosa que se pida será dada. Si superamos nuestras propias limitaciones y deponemos nuestro temperamento y problemas personales entonces cualquier cosa que pidamos será hecha.

El Espíritu Santo es unidad ante todo. Cuando una pareja ministerial tiene problemas casi siempre es por falta de oración en equipo. Hay líderes que ni se dirigen la palabra por alguna diferencia que existió y por la cual se separaron. Si tienes a Dios en tu corazón, es decir, si tienes verdadero amor en tu corazón, entonces “soportarás” a tu pareja ministerial a tal punto que llegarás a perdonarla y a amarla. La falta de perdón es tan grave que nos puede hacer perder la salvación. Dios incluso no acepta la ofrenda de quienes tienen falta de perdón en su corazón 7. Cuando Jesús venga, algunas parejas ministeriales serán separadas, es decir, se llevará al líder espiritual y dejará al líder carnal en la tierra 8 y nótese que esto puede suceder cuando ambas estén trabajando. De nada vale hacer un grupo en casa si tienes rencor en tu corazón hacia tu hermano.

La separación no es la solución. Cuando una pareja ministerial tiene conflictos, la solución no es separarlos sino todo lo contrario, unirlos aún más. Así como Cristo nos perdonó, debemos perdonarnos los unos a los otros 9, esa es la razón por la cual no deben separarse las parejas ministeriales con problemas. En una oportunidad supervisé un grupo en casa, y al llegar al sitio, todos los líderes mostraban apatía en sus rostros, entonces le pregunté a un niño presente en el lugar a ver que sucedía y me dijo, que algunas hermanas no oraban juntas por causa de ver telenovelas y otras no se hablaban producto de pleitos; tuve que sentarme a dialogar con los líderes y solventar esas diferencias, lo cual no se da de la noche a la mañana sino que es un proceso paulatino.

En general, las personas reciben con agrado la idea de tener un grupo, célula o Casa de Cambio en sus hogares, por cuanto están abriéndole las puertas al mismísimo Señor. Como líderes, sepamos valorar las puertas que se nos abren; no ahuyentemos a las personas con críticas ni seamos “evangelicoides”, es decir, incurriendo en problemas doctrinales innecesarios. Si te prestan un patio donde las paredes están sucias, haz el esfuerzo, compra una pintura y en un compartir pinta las paredes con la familia, así inclusive te las podrás ganar para el Señor. Ante todo, al llegar a un nuevo hogar, declara la paz del Señor sobre esa casa 10 y sé obediente en realizar tu grupo con responsabilidad; cuando obedeces la comisión, Dios te envía la provisión, es decir, te sostiene y te bendice en lo personal 11, porque si eres un obrero del Señor eres digno de recibir un salario por parte de Él 12.

Citas:

1 Mateo 18:20 (RVR60): Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

2 Mateo 18:21 (RVR60): Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

3 Hechos 3:1 (RVR60): Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.

4 1 Corintios 3:3 (RVR60): Porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres?

5 Mateo 18:15-17 (RVR60): Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano. Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra. Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano.

6 Mateo 18:18-19 (RVR60): De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo. Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.

7 Mateo 5:23-24 (RVR60): Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

8 Mateo 24:40-41 (RVR60): Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada.

9 Colosenses 3:12-13 (RVR60): Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

10 Lucas 10:5-6 (RVR60): En cualquier casa donde entréis, primeramente decid: Paz sea a esta casa. Y si hubiere allí algún hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; y si no, se volverá a vosotros.

11 Lucas 22:35 (RVR60): Y a ellos dijo: Cuando os envié sin bolsa, sin alforja, y sin calzado, ¿os faltó algo? Ellos dijeron: Nada.

12 Lucas 10:7 (RVR60): Y posad en aquella misma casa, comiendo y bebiendo lo que os den; porque el obrero es digno de su salario. No os paséis de casa en casa.