Si estás en Cristo debes saber que siempre la bendición de mañana será mejor que la de ayer así que mantente a la expectativa de que viene algo mejor y mayor. Por: Apóstol Rogelio Mora (31/05/2015).

Viene Algo Mejor y Mayor

Ministerios Rogelio Mora 2015 Venezuela

Dios como nuestro Padre siempre busca la mejor manera de educarnos en el camino de la vida. Ningún padre de este mundo en su sano juicio le enviaría un cáncer a su hijo para darle una lección, mucho menos lo haría nuestro Padre Celestial. Jesucristo llevó nuestras enfermedades en la cruz del calvario para que podamos vivir a plenitud y servirle sin obstáculos; no es su deseo el que estemos enfermos, pero lamentablemente nuestro cuerpo aún no ha sido redimido.

Lo mejor está por venir. Todo cristiano debe tener plena convicción que es mejor vivir con Jesús que vivir en el mundo; en realidad todo es mejor con Cristo. ¿Cómo se puede amar a la pareja después de tantos años de matrimonio? Sólo en el amor de Dios es posible. Cuando amamos primeramente a Dios, Él nos llena tanto de su amor, que aumenta nuestra capacidad de amar a nuestra pareja y a nuestros seres queridos, permitiendo que cada día sea mejor que el ayer. La mejor vida es en Cristo Jesús, más no en los placeres temporales de este mundo; no tratemos de llenar nuestros vacíos con la religión o con el mundo exotérico, sólo Jesucristo nos transformará a una vida plena para ser más que vencedores 1.

Dios tiene pensamientos de paz 2. Nuestras oraciones deben ser conocidas delante de Dios 3, por tanto no estemos afanosos sea cual sea la situación por la cual estemos pasando; tengamos la mente de Jesús, llena de pensamientos de paz y no de mal, de éxito y no de fracaso, de sanidad y no de enfermedad. El Señor nunca nos dejará ni nos desamparará, de tal manera que no debemos temer lo que puedan hacernos los hombres 4, porque nuestras vidas están en las manos de Dios. Busquemos a Dios en la oración y en la lectura de la Biblia, y vivamos confiadamente de que su amparo, cual paraguas en medio de la lluvia, nos concederá siempre un milagro cuando todas las puertas se hayan cerrado. Dios nos ama y tiene planes para sacarnos de cualquier mala situación por la que estemos pasando.

Nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo 5. No podemos hacer con nuestro cuerpo lo que queramos porque no nos pertenece. Cuando Dios nos salvó en realidad nos compró, y no fue con dinero sino con su propia sangre, por tanto sepamos valorar lo que Cristo hizo por nosotros. La salvación es tan cara que sólo gratis se puede obtener y lo único que nos pide Dios a cambio es honrarle y dedicarle nuestra vida a Él. Si tu cuerpo es templo del Espíritu Santo entonces no puedes estar enfermo, porque el mismo Señor habita en ti y te hace libre de esa enfermedad. Mientras sigamos nuestra existencia terrenal el pecado puede dar cabida a la enfermedad, y más allá de poner en riesgo nuestro cuerpo podemos perder el alma, lo cual es la advertencia que nuestro Señor le dio al hombre sanado de Betesda: “No peques más, para que no te venga alguna cosa peor” 6. El enemigo, el pecado y las circunstancias de la vida misma son las causantes de las enfermedades del hombre pero basta con creerle a Jesús para ser sano.

Citas:

1 Romanos 8:37 (RVR60): Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.

2 Jeremías 29:11 (RVR60): Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.

3 Filipenses 4:6 (RVR60): Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

4 Salmos 118:6 (RVR60): Jehová está conmigo; no temeré lo que me pueda hacer el hombre.

5 1 Corintios 6:19-20 (TLA): El cuerpo de ustedes es como un templo, y en ese templo vive el Espíritu Santo que Dios les ha dado. Ustedes no son sus propios dueños. Cuando Dios los salvó, en realidad los compró, y el precio que pagó por ustedes fue muy alto. Por eso deben dedicar su cuerpo a honrar y agradar a Dios.

6 Juan 5:14 (RVR60): Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor.